¿QUÉ BENEFICIOS SE OBTIENEN AL MATRICULARSE EN UN TALLER LITERARIO?

Preguntas como esta, o tales como:
- ¿Es bueno matricularse en un taller literario?
- ¿Qué me aporta el matricularme en un taller literario?
- ¿Seguro que se puede aprender a escribir en un taller literario?

Preguntas similares y muchas más las he estado escuchando los últimos seis años, los que tiene de vida el taller.
A quienes me las hacían, bien por correo electrónico, bien por teléfono, traté de sacarles de dudas lo mejor que supe o pude.
He de decir que, como tallerista que fui durante más de ocho años en uno de los más antiguos aparecidos en la ciudad de Madrid, más dos cursos en una escuela de prestigio diré que:
1.- Los genios literarios, salvo muy raras excepciones no nacen, se hacen a base de esfuerzo y trabajo constante (al igual que cualquier trabajador en la disciplina que sea: para ser realmente bueno es preciso constancia y trabajo).
2.- En todas las universidades anglosajonas, los talleres literarios son una asignatura más en las facultades de letras.
3.- Cualquiera que sepa redactar medianamente bien, y que tenga inquietudes literarias, puede ser un magnífico alumno.
4.- A un taller literario hay que llegar con humildad y con el pensamiento de que se va a aprender, no creyéndose de entrada un Cervantes o mejor que el insigne alcalaíno porque será un pésimo alumno que no se dejará corregir, se aburrirá y entorpecerá las clases.
5.- Quizá este punto debí ponerlo en el 1º o 2º lugar. Escribir es: CORREGIR, CORREGIR, CORREGIR y CORREGIR, de tal modo que el texto quede pulido, tanto como una pista de patinaje por la que, el lector, deslice la vista y no se encuentre obstáculo alguno que le haga desechar la obra que tiene entre manos bien por aburrimiento, falta de comprensión, exceso de rimas...
6.- Y por último, para no aburrir como pongo más arriba, quien desee escribir, llegar a tener un estilo propio, debe leer mucho y bien, es decir: beber de los autores clásicos y contemporáneos pero no sólo ir a conocer el argumento, sino ver las figuras retóricas empleadas, el tono, el estilo, las formas de lenguaje... Es necesario hacer un estudio en profundidad e, incluso, intentar parecérsele (con los ejercicios de intertextualidad) y, cuando menos se lo espere, habrá llegado, si no a la cumbre, sí a empezar la escalada de esa montaña que, aunque parezca que no, se conseguirá con tesón.

Un saludo, Juana Castillo


Follow by Email

viernes, 7 de mayo de 2010

V Concurso de Relato Breve "José Luis Gallego" 2010 - Finalista Categoría Adulto

Foto enviada por la autora: Mónica Plaza
La espina de un pez pequeño
Mónica Plaza Murcia - Madrid (España)
Categoría Adulto




«Y-de-nue-vo-fren-te-al-pa-pel.» Por más que lo leía, no lograba acostumbrarse. A veces, una hoja de cuaderno no es más que el producto de una anotación apresurada, el resultado de aquella conversación telefónica. Ahora, para Delia era el final de algo.
Era, como todas las hojas de cuaderno, de tamaño estándar. La cuartilla con cuadraditos azules y márgenes del mismo color, rellena de la escritura apretada que tan bien conocía y de la que pensaba no podría desprenderse. «Dicen que, a medida que uno se vuelve viejo, su caligrafía se parece a la de sus antepasados.»
«Y-de-nue-vo-fren-te-al-pa-pel.» Igual que los retratos de gente a la que conoces pero a la que sabes que no volverás a ver, esas fotos de personas muertas o lejanas a quienes se observa con la seguridad de que no suponen una amenaza sino un recuerdo.
Delia alzó el manojo de páginas y lo puso contra la luz de la ventana, donde se dio cuenta de que, aun cuando sólo había leído la primera frase, ya sabía demasiado: había dos hojas garabateadas con dedicación culpable e improvisada. La tinta estaba seca al principio y algo húmeda al final, quizá porque su autor se había demorado en llegar a una conclusión.
Echó un vistazo a la habitación, donde los muebles todavía tenían memoria: los cajones estaban a medio cerrar, y en el armario, la puerta corredera se había quedado entreabierta, dejando salir la manga de su abrigo de paño gris. La suma de la carta sin leer y el dibujo de esa habitación dio como resultado una huida, y no importaba el cuándo sino el cómo; la forma de escabullirse de alguien que se aleja por debajo de la puerta, a ras de suelo.
Delia se llevó una mano a la espalda, y recorrió con demasiada timidez para ser su propio cuerpo el camino que iba desde su mitad hasta los riñones. Casi a tientas, rebuscó por debajo de la camisa y bordeó el perfil de su cintura, hasta toparse con la cicatriz, similar a la espina de un pez pequeño. Aquello podría haber sido el prólogo de la carta que todavía no había leído, un prólogo de carne y vísceras. Así que volvió a empezar, alarmada por su falta de impaciencia, y leyó de golpe cuatro o cinco frases introductorias de cortesía, del tipo «No mereces semejante trato» o «Sé que te echaré en falta, pero debemos poner tierra de por medio». Luego llegaron los sobresaltos, «Hay cosas que no me dejan avanzar», «Nos miro y ya nunca te veo», y las disculpas, «De todos los de mi mundo, fuiste la más importante», «No te escribo que no te olvidaré porque lo dije cientos de veces». Finalmente, alcanzó la despedida, trazada sin el brillo que Delia suponía a un escritor en curso. «Si es antes o después, intuyo que volveremos a encontrarnos. Cuida la parte de mí que te has quedado y, por supuesto, cuídate tú.»
Lo imaginó rematando aquella lista de pensamientos y reproches a los que ella no conseguía dar crédito. Era verdad que la apatía se había instalado en su apartamento, pequeño como una caja de zapatos en medio de la gran ciudad. Tampoco podía ignorarse que la ausencia de calefacción y su preferencia común por acumular libros y otros materiales en papel los obligaba a compartir estancia casi todo el tiempo, lo cual provocaba no pocos roces más y más rutinarios. Sin embargo, a Delia aquella forma de vivir se le antojaba peculiar, y por eso le merecía la pena seguir adelante con ella.
Cada mañana, al despertarse, comprobaba que él seguía allí, acurrucado al otro lado de la cama, peleando por ser capaz de recordar, después del sueño, ideas originales que le permitieran dar con la novela definitiva. Tras participar en dos antologías de jóvenes cuentistas y obtener el accésit de un prestigioso concurso, estaba empeñado en dedicarse a la literatura. Decidido a sacar provecho de las consecuencias, creó un blog para contar sus experiencias en trabajos temporales: lector de enfermos, camarero, telefonista a tiempo parcial, supervisor de contadores de agua. Gracias a la popularidad de algunos de sus textos, logró la publicidad necesaria para costear una existencia sencilla, donde el café con espuma era el único aditivo de lujo. Mientras, Delia sonreía al otro lado del cristal en la taquilla de un museo, y siempre olvidaba pulsar el interruptor del micrófono para hacerse oír. Temía la noche en que, al salir del trabajo, se arrepintiese de haber aceptado la inercia de los meses, pero siempre dejaba para más adelante cualquier decisión derivada de esa posibilidad. De facto, nunca escogió nada, excepto la oportunidad de ver cumplido el deseo de él de editar la novela y recorrer, con los royalties, el Hemisferio Sur.
Así transcurrieron cerca de dos años, durante los cuales un magnate ruso quiso cruzar el cristal de la taquilla y llevarla a Oriente, su madre murió y dejó de querer un gato por culpa del miedo a perderlo. Y, después, llegaron el súbito cansancio de cuerpo y mente y una sucesión de jornadas extenuantes que dieron con Delia en el consultorio de su médico del barrio, quien acreditó la bajada de peso que hacía que la ropa le bailase. Poco pudo hacer por frenar cuando iba cuesta abajo. Del consultorio pasó al hospital, y de ahí, al diagnóstico: su riñón izquierdo estaba en huelga indefinida, paralizado entre tanta bata blanca. Nada conseguía resucitarlo. En su decadencia, Delia meditó sobre la anatomía humana, tan proclive a la imperfección, y sobre su naturaleza seguidista.
Hubo tratamientos, pastillas, máquinas a las que conectarse, salas de espera y compañeros crónicos de disgusto. Él la acompañaba casi siempre, y leía y escribía entretanto, anotando las ideas en folletos sobre el VIH, la gripe o la toxoplasmosis. Aprendieron a disfrutar de un léxico nuevo y plagado de «x» que abrió la puerta a otras lecturas.
Una tarde, él regresó tras vender un aspirador ultrarrápido a su vecina, y encontró a Delia tumbada en el sofá. Le propuso una solución de emergencia, porque de emergencia era también la situación. Ella pasó la noche en vela, sopesando si debía o no aceptar el riñón de alguien a quien amaba más allá de los pronósticos. No quiso leer tantos por ciento ni amilanarse por la certeza de los estudios clínicos. Sólo le preguntó dos veces si estaba seguro de querer intentar algo tan complicado y quirúrgico, que los mantendría convalecientes por igual y, en cierto modo, juntos. Él no pareció dudar ni por un instante. La valentía se presume en los autores con talento. Si los hubo que se embarcaron en un petrolero o que fueron a la guerra, donar un riñón sería su versión posmoderna de la experiencia brutal.
Lo demás fueron análisis disfrazados de burocracias. Hizo falta confirmación de su compatibilidad sobre el papel. «¿Acaso lo dudaste?», preguntó él sonriente.
De aquel tiempo postrada en camillas recordaba Delia el escozor de lo incierto. La operación sobrecargó su tendencia a inclinarse hacia los abismos, pero tanto él como ella compartieron las semanas de recuperación a medio camino entre la catatonia y el optimismo. Tardaron menos de lo previsto en acostumbrarse, el uno, a tener menos; la otra, a gozar de algo nuevo y vital.
Cuando les dieron el alta, fueron, como suele decirse, bastante felices. El apartamento se transformó en el escenario de una particular historia de amor, en la que dos personas con cicatriz sanaban al tiempo de heridas parecidas causadas por circunstancias opuestas. Él escribió vorazmente sobre su tiempo como paciente, y luego, sobre su vuelta a los trabajos precarios con la baja de un riñón. Ella se reincorporó detrás del cristal, y a cada tanto palpaba la cicatriz para notar en los dedos que el devenir puede, asimismo, mutar.
Todo eso quedaba ya enturbiado por la marcha de él, que había perdido un riñón en la aventura y, por poco, su vocación artística. Solía comentar, en la última época de convivencia, que si uno está razonablemente contento, escribe porquerías. Así que quizá fue el entusiasmo de compartir lo que arruinó su trayectoria, y con ella, el sentido de aquel ecosistema que crearon.
A Delia le dio por pensar si él seguiría, como justo después del transplante, notando el riñón que ya no tenía. Ella sí lo sentía, funcionando deprisa. La contradicción la espabiló de golpe: el vacío de él no supo estar a la altura de su bienestar.
«Y-de-nue-vo-fren-te-al-pa-pel.» Se preguntó si sería posible salir a nado de una habitación seca, y reparó, casi sin querer, en la soledad del abandono. «Dos son varios, pero uno; uno es ése sólo», musitó al repasar, por enésima vez, su cicatriz, tan similar a la espina de un pez pequeño.


Nota.- Los relatos están copiados tal y como llegaron al concurso, sin corrección ortográfica ni estilística. Leído en la emisora de radio Onda Latina (http://www.ondalatina.es/) el miércoles 5-V-2010.
Publicar un comentario
trucos blogger

EFEMÉRIDES QUE NO DEBEN DE SER OLVIDADAS

EFEMÉRIDES QUE NO DEBEN DE SER OLVIDADAS

14 de Febrero - DÍA DE SAN VALENTÍN

14 de Febrero - DÍA DE SAN VALENTÍN
Picad sobre la imagen para saber más de la historia del santo y de esta efeméride.

21 de marzo: Día Mundial de las Personas con Síndrome de Down

21 de marzo: Día Mundial de las Personas con Síndrome de Down
(Pica sobre la imagen).

21 de Marzo-Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial

21 de Marzo-Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial
(Pica sobre la imagen)

Agua para todos

Agua para todos
22 de Marzo, día Mundial del Agua

17 de Junio

17 de Junio
Día Mundial de lucha contra la Desertificación y la Sequía (Pica sobre la imagen)

22-IV-2011 - Día Mundial de la Tierra

22-IV-2011 - Día Mundial de la Tierra
(Pica sobre la imagen)

25 de Noviembre Día Internacional Contra la Violencia Hacia la Mujer

25 de Noviembre Día Internacional Contra la Violencia Hacia la Mujer
TODOS LOS DÍAS SON 25 DE NOVIEMBRE

Día de los derechos del Niño: 20-XI-09

Día de los derechos del Niño: 20-XI-09
Convención sobre los Derechos del Niño. (Pica sobre la foto).

ONG´S

ONG´S

Amnistía Internacional

Asociación 11-M

No a la pedofilia

Save the children

UNICEF

Vídeos YouTube

Loading...

"Su Excelencia" (Discurso completo) - Mario Moreno Cantinflas

Buscón de la RAE

Real Academia Española de la Lengua

Real Academia Española de la Lengua
Diccionario

Traductor Google

Traductor

La voz de la palabra escrita internacional

Unión Hispanoamericana de Escritores

ERES LO QUE ESCRIBES ERES COMO ESCRIBES

IBSN

IBSN: Internet Blog Serial Number 1954-12-20-77

Quiero Crear un Blog


crear blog

Páginas vistas en total

Yo no fumo, ¿y tú?

Blog sin Humo

NOTICIAS

NOTICIAS

El libro es un lujo que sólo se huele

El libro es un lujo que sólo se huele
Parece un espacio mágico arrancado de El Cairo de Naguib Masouf o el Bagdad de Las mil y una noches, un remanso de paz en el que no se escuchan los cláxones de los automovilistas impetuosos que parecen dialogar entre ellos desde sus bocinas. La librería Behzad es un oasis, un lugar hermoso y desordenado repleto de libros, cuadros, mapas, postales, fotografías y polvo, sobre todo mucho polvo (el sello de Kabul), en el que cada objeto parece guardar un equilibro perfecto con el que tiene al lado. (Pica sobre la imagen).

Tras los pasos de la sutil memoria de Machado en Segovia - 26-IX-2010

Tras los pasos de la sutil memoria de Machado en Segovia - 26-IX-2010
Escultura homenaje a Machado delante del Teatro Juan Bravo de Segovia. El escritor vivió 13 años en la ciudad castellana, en la que conoció a Guiomar y vivió grandes momentos pero con la que mantuvo una relación en cierto modo distante. (Pica sobre la imagen).

ARQUEOLOGÍA

ARQUEOLOGÍA
La civilización 'yope' muestra sus tesoros. En la foto Juego de Pelota en la zona arqueológica de Tehuelco - México. (Pica sobre la foto).

El almacén de las momias

El almacén de las momias
Los periodistas que estuvieron presentes describen emocionados una escena que bien podría haber salido de 'En busca del Arca Perdida' o cualquiera de sus secuelas. El interior de la tumba faraónica, 2.600 años en la oscuridad, sólo estaba iluminado por antorchas y por los focos de las cámaras de televisión invitadas al evento. (Pica sobre la imagen).

La Unesco protegerá los yacimientos del fondo del mar a partir de enero

La Unesco protegerá los yacimientos del fondo del mar a partir de enero
20 países la han ratificado, entre ellos España, Cuba, Ecuador, México, Panamá y Paraguay. (Pica sobre la foto).

ARTE

ARTE
'La duquesa de Osuna' - Museo Romántico. Retrato familiar de la Duquesa de Osuna como dama de la Orden de Damas Nobles de la Reina María Luisa, Agustín Esteve (1796-1797).

Una «Capilla Sixtina» de 3.500 años

Una «Capilla Sixtina» de 3.500 años
«¡Alá u-Akbar!» (¡Dios es el más grande!) es lo que exclamó rais Ali Farouk cuando entró, junto a José Manuel Galán, a la cámara mortuoria de Djehuty. Ante sus ojos se revelaba una imagen que nunca nadie «hubiera imaginado en sueños encontrar: una Capilla Sixtina del 1500 a.C», confesaba ayer Galán, director de la campaña arqueológica hispano-egipcia que lleva por nombre Proyecto Djehuty y que desde hace ocho años se desarrolla en la necrópolis de Dra Abu el-Naga, en la orilla occidental de Luxor (antigua Tebas)... (Pica sobre la imagen).

La casa de la playa de Diego Rivera

La casa de la playa de Diego Rivera
Las autoridades mexicanas estudian la compra de una casa con vistas al mar en Acapulco, propiedad de los herederos de la fallecida coleccionista Dolores Olmedo, en cuyas paredes su amigo, el pintor Diego Rivera (1886-1957), dejó cinco murales con motivos prehispánicos. (Pica sobre la imagen).

Las entrañas de la Alcazaba de Almería

Las entrañas de la Alcazaba de Almería
La Alcazaba de Almería abre al público uno de sus rincones más secretos: las mazmorras. La actividad denominada El espacio del mes, con la que el monumento ofrece una lectura más detallada sobre algún elemento del recinto con visita guiada, se ha ampliado ante la expectación que ha levantado este lugar de cautiverio. Las mazmorras pueden verse los miércoles, jueves y viernes de septiembre a las 18.30. (Pica sobre la imagen).

Revolución en el museo de Orsay

Revolución en el museo de Orsay
"Quiero que el siglo XIX no se acabe nunca". La frase, en palabras de Guy Cogeval, director del Museo de Orsay, resume la misión que se ha marcado: poner patas arriba el mayor museo mundial de arte del XIX. Una auténtica revolución que ya ha comenzado y que supondrá el salto al siglo XXI de una institución que nació en 1986 como una de las mayores apuestas francesas en la historia del arte. Uno de los beneficiados será España: un centenar de joyas de Orsay aterrizarán el año próximo en la Fundación Mapfre de Madrid, como primera etapa de todo un periplo internacional. (Pica sobre la imagen).

Si es un 'miguel ángel', es un chollo

Si es un 'miguel ángel', es un chollo
'El tormento de San Antonio', la que se supone que es la primera obra de Miguel Ángel Buonarroti, elaborada cuando tenía unos 12 años, ha sido comprada por un museo de Texas (EE UU), señala The Guardian. (Pica sobre la foto)

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

CIENCIA Y TECNOLOGÍA
Descubren el planeta extrasolar más pequeño, algo mayor que la Tierra. (Pica sobre imagen).

Así eran los primeros relojes

Así eran los primeros relojes
Es un pequeño objeto dorado que Cosimo I de Medici, Duque de Florencia, levanta con la mano derecha en un óleo pintado en 1560 por Maso da San Friano. Este mecenas de las ciencias del siglo XVI mira al espectador 450 años después con cierta arrogancia. No es para menos, sostiene una pieza de tecnología punta de su tiempo: un reloj. (Pica sobre la foto).

Detectan una especie de peces destructores en las costas del Caribe de Guatemala

Detectan una especie de peces destructores en las costas del Caribe de Guatemala
Guatemala, 13 sep (EFE).- Un grupo de biólogos marinos detectó la presencia de una especie de peces destructores en las costas del Caribe guatemalteco, cuya masiva reproducción podría poner en peligro al ser humano. (Pica sobre la imagen).

El gran cometa Donati como lo trazó William Dyce

El gran cometa Donati como lo trazó William Dyce
El artista escocés pintó el cuadro sólo meses después del descubrimiento de este cuerpo celeste por un astrónomo italiano. (Pica sobre la imagen)

La historia de Urania, musa de la astronomía

La historia de Urania, musa de la astronomía
La creación de esta divinidad menor hija de Zeus demuestra la importancia de esta ciencia desde la antigüedad -Año internacional de la Astronomía-. Los griegos de la antigüedad plasmaron los grandes misterios de la creación en una gran variedad de mitos. La Teogonía escrita por el poeta beocio Hesíodo en el siglo VII a. C. contiene los primeros relatos estructurados sobre el origen del universo, los dioses y el ser humano, partiendo de mitos y poemas procedentes de una tradición oral. Las musas eran divinidades menores hijas de Zeus y la titánide Mnemósine (la Memoria). Según Hesíodo eran nueve: "Ella dio a luz a nueve jóvenes de iguales pensamientos, aficionadas al canto y de corazón alegre, cerca de la más alta cumbre del nevado Olimpo". Se movían entre el Olimpo, al que eran llamadas a menudo por Zeus para alegrar sus fiestas, y el monte Helicón, donde formaban bellos coros y recorrían sus ríos y valles. (Pica sobre la imagen)

La NASA difunde unas fotos tomadas por las nuevas cámaras del telescopio Hubble

La NASA difunde unas fotos tomadas por las nuevas cámaras del telescopio Hubble
Washington, 9 sep (EFE).- La NASA difundió hoy espectaculares fotografías de galaxias, estrellas y nebulosas captadas por las nuevas cámaras del telescopio espacial Hubble. (Picad sobre la imagen para saber más)

Google+ Followers