¿QUÉ BENEFICIOS SE OBTIENEN AL MATRICULARSE EN UN TALLER LITERARIO?

Preguntas como esta, o tales como:
- ¿Es bueno matricularse en un taller literario?
- ¿Qué me aporta el matricularme en un taller literario?
- ¿Seguro que se puede aprender a escribir en un taller literario?

Preguntas similares y muchas más las he estado escuchando los últimos seis años, los que tiene de vida el taller.
A quienes me las hacían, bien por correo electrónico, bien por teléfono, traté de sacarles de dudas lo mejor que supe o pude.
He de decir que, como tallerista que fui durante más de ocho años en uno de los más antiguos aparecidos en la ciudad de Madrid, más dos cursos en una escuela de prestigio diré que:
1.- Los genios literarios, salvo muy raras excepciones no nacen, se hacen a base de esfuerzo y trabajo constante (al igual que cualquier trabajador en la disciplina que sea: para ser realmente bueno es preciso constancia y trabajo).
2.- En todas las universidades anglosajonas, los talleres literarios son una asignatura más en las facultades de letras.
3.- Cualquiera que sepa redactar medianamente bien, y que tenga inquietudes literarias, puede ser un magnífico alumno.
4.- A un taller literario hay que llegar con humildad y con el pensamiento de que se va a aprender, no creyéndose de entrada un Cervantes o mejor que el insigne alcalaíno porque será un pésimo alumno que no se dejará corregir, se aburrirá y entorpecerá las clases.
5.- Quizá este punto debí ponerlo en el 1º o 2º lugar. Escribir es: CORREGIR, CORREGIR, CORREGIR y CORREGIR, de tal modo que el texto quede pulido, tanto como una pista de patinaje por la que, el lector, deslice la vista y no se encuentre obstáculo alguno que le haga desechar la obra que tiene entre manos bien por aburrimiento, falta de comprensión, exceso de rimas...
6.- Y por último, para no aburrir como pongo más arriba, quien desee escribir, llegar a tener un estilo propio, debe leer mucho y bien, es decir: beber de los autores clásicos y contemporáneos pero no sólo ir a conocer el argumento, sino ver las figuras retóricas empleadas, el tono, el estilo, las formas de lenguaje... Es necesario hacer un estudio en profundidad e, incluso, intentar parecérsele (con los ejercicios de intertextualidad) y, cuando menos se lo espere, habrá llegado, si no a la cumbre, sí a empezar la escalada de esa montaña que, aunque parezca que no, se conseguirá con tesón.

Un saludo, Juana Castillo


Follow by Email

lunes, 8 de septiembre de 2008

Finalista en el III Concurso de Relato Breve "José Luis Gallego"

Foto de H. Schatz

Las razones de la experiencia
Alberto de FRUTOS DÁVALOS
(Madrid)

“La Filosofía sería superflua si solo buscara.
Enseñar a vivir con verdad es su objeto y, para alcanzarlo,
el filósofo se somete a la experiencia e instruye a la razón
para que escriba según su dictado”.
Claudio Díaz Naranjo

Al profesor Díaz le diagnosticaron un cáncer en febrero. Tenía treinta y siete años y nos daba filosofía. Empezó a faltar a clase por las sesiones de radioterapia, y un día el director nos presentó a su sustituta, Raquel, a quien el mismo profesor había recomendado. Se decía que estaban saliendo, pero yo no podía imaginarme a Claudio con esa chica. No le pegaba. Raquel no tendría más de veinticinco años, estaba llena de vitalidad y vestía como nosotras, mientras que Claudio aparentaba más de cuarenta y tenía pinta de estar acabado. Fumaba mucho y bebía más. Los fines de semana lo habíamos visto de copas por el barrio. No me fijé en si ya entonces lo acompañaba su sustituta; recuerdo, en cambio, que alternaba con tres amigos: un tipo mayor que él, que le había dado clases en la Universidad y al que llamaba su “maestro”, y una pareja que lo escoltaba por si se derrumbaba a causa de la borrachera. Lo normal: un soltero con ganas de conocer a chicas y una pareja harta de conocerse a sí misma.
Me gustaba Claudio, aunque nunca se lo confesé a mis amigas. Como ellas, me reía cada vez que salía su nombre en una conversación. En el instituto se portaba, intuyo que conscientemente, como un sabio retraído y distante; pero, luego, tal como pudimos comprobar, era bastante enrollado y le gustaban las mismas cosas que a nosotros, o sea, beber y dormir poco. No me atraía sexualmente, pero me agradaba su manera de mirar: no era de esos profesores que te recorren de arriba abajo cuando te quedas un rato al final de clase para consultarles una duda. No era un mirón profesional ni un reprimido. Le divertía enseñar, eso es todo. Hablaba por los codos. Bebía como un cosaco. Fumaba como una chimenea. Todo lo hacía a lo grande.
Cuando supimos que se encontraba mal, se nos ocurrió ir a verle; una idea fugaz. Aliviamos el remordimiento que causa sentirse bien cuando otros las están pasando canutas comprándole un ramo de flores, y se lo dimos a Raquel para que se lo llevara. Nos dijo que iría al hospital a la salida de clase, y nos propuso acompañarla. Mis amigas no estaban por la labor -emitían el último capítulo de una serie a la que estábamos enganchadas-, y yo me mordí la lengua, como tantas otras veces. Cuando sonó la campana, sin embargo, puse una excusa tonta para deshacerme de Olga y Tatiana, y fui corriendo al aparcamiento. Al ver a Raquel en el coche, a punto de arrancar, se me aceleró el corazón. “He cambiado de idea”, le dije sofocada, y ella arrojó a los asientos traseros el bolso y un loro de peluche, y me sonrió.
Casi no hablamos durante el trayecto. Para ser joven y como nosotras, Raquel era bastante tímida -quizá porque era como nosotras-, y solo cuando aparcamos me dijo que tenía una hermana de mi edad. “Yo tengo dieciséis, repetí un curso”, aclaré, pero no pareció importarle ni notar la diferencia. Preguntamos en el vestíbulo por el paciente Claudio Díaz Naranjo y subimos a su habitación en la quinta planta. Llamamos a la puerta y, como no respondiera, abrimos despacio y lo vimos sentado en una silla, dormitando y con un cómic entre las piernas. Al vernos, se puso en pie haciendo un gran esfuerzo. “Vaya, vaya, muchas gracias por venir”, nos saludó, y nos ofreció asiento.
Hacía mucho calor. Era muy triste estar ahí aunque solo fuera de visita. En el pasillo, noté que me temblaban las piernas y recordé que una vez, cuando operaron a mi madre de la vesícula, me caí en redondo, desmayada. Claudio pareció emocionarse sinceramente por las flores, eran las primeras que le llevaban, “hasta ahora solo me han traído dulces”. Nos dijo que se encontraba mucho mejor, pero que el médico lo había notado todavía débil y había insistido en que se quedara otro par de noches. “Después solo tendré que venir por las mañanas para que me achicharren un poco, y por las tardes llevaré una vida normal, aunque muy normal no podrá ser; porque, sabéis, me han prohibido el alcohol y el tabaco. Creo que aprovecharé esta baja para escribir y hacer otras cosas que aún no me han prohibido”, dijo.
Mientras Claudio hablaba, y lo hacía sin parar, yo observaba a Raquel. Quería averiguar si era cierto lo que se decía de ellos, que estaban saliendo, pero durante la visita, o al menos delante de mí, no exteriorizaron sus sentimientos. Llevábamos ya media hora cuando apareció la pareja de siempre, la que salía con Claudio por las noches. El chico se llamaba Abel y ella era Marga. Abel lo conocía desde niño, y le bastaba con cruzar una mirada para que, sin necesidad de palabras, ambos comprendieran el significado de cualquier broma. Durante un rato, hablaron animadamente de sus cosas, y yo no metí baza.
Lo estaba pasando fatal. Deseaba intervenir y que Claudio se fijara un poco en mí, pero me limitaba a escuchar con las manos en el regazo, igual que haría mi abuela en una circunstancia semejante. Lo peor fue cuando, imagino que por cortesía, empezaron a hacerme preguntas sobre mis gustos, mi familia y ese tipo de cosas. Me bloqueé. Quería pronunciar frases ingeniosas y ocurrentes para estar a su altura, pero no era capaz de hacerme comprender y no me salían las palabras. Me parecía haber aterrizado en ese mundo desde un planeta muy lejano; me puse nerviosa, me disculpé y salí corriendo de la habitación.
Raquel me encontró en el cuarto de baño, llorando como una imbécil y mirándome en el espejo, con esa cara regordeta, absurda y roja que tanto despreciaba. Quería abofetearme y arañarme, y lo habría hecho de haber estado sola. Sin duda, Raquel debió de pensar que era medio lela, pero no dijo nada, me sonrió como a una hermana, igual que había hecho al montarme en el coche, y me abrazó fuerte. Cuando se separó de mí, vi que también ella estaba llorando.
Siguió de sustituta hasta el final de curso, y yo seguí acompañándola a ver a Claudio cada vez que podía, que era casi siempre. Olga y Tatiana me dijeron que era una pelota y ya no les volví a dirigir la palabra. En realidad, nunca fueron mis amigas. Éramos distintas, y desde lo de Claudio me resultaban inmaduras, insensibles e intransigentes. Solo querían acostarse con chicos, y publicaban lo que hacían -o, mejor dicho, se lo inventaban- en un foro de Internet que ya entonces causaba furor.
Han pasado los años y, aunque me considero joven todavía, he aprendido a distinguir el amor de las relaciones, y también que la vida es demasiado larga y confusa para hacer promesas. No he vuelto a gozar de esa certeza absoluta y tan desconcertante como una emboscada. Con Claudio me volvía invisible, me hundía en aguas oscuras, y volaba sobre tierras de sueño, sin fuerzas para buscar un nido. Él me hablaba bajo, me preguntaba por los exámenes o me pedía que le acercara un vaso de agua. No he vuelto a sentir ese dolor ni esa necesidad de estar con alguien, ni a exponerme tanto. Ya solo me duelen los recuerdos.
En junio se puso peor. Prácticamente lo desahuciaron, y pasaba ya sus últimas semanas en casa, cuidado por una hermana que había vuelto a Madrid desde Ávila, donde trabajaba en una guardería. No tenían padres y sus familiares más cercanos eran dos tíos que vivían en México.
Aquellas últimas tardes fueron las peores de mi vida. Las recuerdo silenciosas e interminables, con un sabor seco y ese mareo que nos desarma cuando no corre el aire. Pero me acabé acostumbrando y, además, estaba Raquel, que me necesitaba más de lo que creía aunque no quisiera reconocerlo. Salía destrozada de allí y, antes de dejarme en el portal de casa, me invitaba a un refresco, y procuraba sacar a colación temas ligeros para olvidar el dolor reciente. A veces nos íbamos de compras, y poco a poco me hice amiga de su hermana Cristina, que estudiaba en otro instituto y era una chica despierta, guapa como ella, e inteligente. El día de su cumpleaños, le compré una pulsera muy bonita y, entre confidencias y el humo de sus primeros cigarrillos, me contó que Raquel y Claudio habían sido novios. “Ya lo sé. Tengo ojos en la cara”, dije, molesta. “Mi hermana lo dejó”, añadió.
No recuerdo haber llorado tanto como aquella noche. Lloraba de rabia y odiaba a Raquel por su estupidez. Volví a leer el poema de Blas de Otero que habíamos analizado en clase de Literatura: “Desolación y vértigo se juntan. Parece que nos vamos a caer, que nos ahogan por dentro. Nos sentimos solos, y nuestra sombra en la pared no es nuestra, es una sombra que no sabe, que no puede acordarse de quién es. Desolación y vértigo se agolpan en el pecho, se escurren como un pez, parece que patina nuestra sangre, sentimos que vacilan nuestros pies”.
Acabadas las clases, no me fui de vacaciones con mis padres. Les dije que me quedaría estudiando para recuperar en septiembre las asignaturas que me habían quedado, nada menos que seis.
Claudio murió el veintitrés de julio, de madrugada. Lo supe por el sonido del telefonillo, atroz y seco como mi garganta. “Baja”, musitó Raquel, que al aparcar había roto un faro trasero.
La última vez que lo vi, dos días antes, Claudio me dijo que fuera alegre, y que no me distrajera con pequeñeces ni me encadenara a los recuerdos. Me aconsejó que no perdiera el tiempo acumulando cosas. Que llorara cuanto quisiera y que aprendiera a decir “sí” y “no”. Que no fumara. Que viviera enamorada. “Ya lo estoy”, le corté. “¿En serio? Yo también estuve enamorado. Pero el amor se fue, como quien se va de una habitación de hotel, sin mirar atrás, sin remordimientos…, y ya no volvió. A veces pasa. Dime, ¿cómo se llama tu chico?”. “Nadie… es del instituto, Nico”, improvisé.
En el cementerio saludé a Abel y a Marga, y al profesor Bartolomé Requena, su maestro, que no paraba de llorar, como si se hubiera quedado huérfano. A la vuelta, se sentó detrás, y yo fui en el asiento delantero, junto a Raquel. Bartolomé recordó a una de sus discípulas, que años atrás, y después de pasar con brillantez el DEA, se fue a vivir a Londres con su novio, un ingeniero finlandés. “Marchó él unos días a Helsinki a ayudar a su padre en el campo y, trabajando en la finca que tenían, hubo un pequeño temblor de tierra, cayóse a una hondonada y murió”, narró con su particular forma de hablar; y yo pensé que esa era, precisamente, la clase de recuerdos que se despiertan cuando hay una desgracia y que tratan de convencernos de que es inútil intentar nada. “Ya no le interesó más la Filosofía”, se lamentó.
Dejamos a Bartolomé en casa y, antes de arrancar de nuevo, busqué las palabras exactas para contarle a Raquel lo que había sentido y aún sentía por Claudio. Quería saber, también, por qué lo había dejado: aún era una niña y me faltaban las razones de la experiencia. Pero ella me puso un dedo en los labios, me sonrió, con la ternura que ya le conocía, y me dijo que no hacía falta hablar. “Lo sé todo, y él también lo sabía, puedes creerlo”. “¿Pero por qué vosotros…?” “Me convencí de que Claudio y yo no necesitábamos más o menos bondad en nuestra agonía, sino terminar y basta. Sí, lo he lamentado y he llorado y he querido morirme, pero imagino que para ninguno de los dos, de los tres, fue entonces el momento”.
________
Nota biográfica.- Licenciado en Periodismo por la UCM, he seguido el primer curso de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada en esta Universidad. Trabajo en la editorial América Ibérica, que edita varias publicaciones periodísticas, como redactor jefe de la revista Historia de Iberia Vieja. Soy miembro de la red de Arte Joven de Madrid y he ofrecido varios recitales poéticos.

PREMIOS LITERARIOS:
CUENTO Y CARTA
Primer premio en el certamen de relato joven de San Martín de Valdeiglesias (Madrid, 2008).
Primer premio en el certamen de relato «María Moliner» (Las Rozas, Madrid, 2008).
Primer premio en el certamen de relato «Antonio Espinosa» (Campillos, Jaén, 2007).
Primer premio en certamen de relatos de viajes «El País-Aguilar» (Madrid, 2007).
Primer premio en el certamen de relato «Fernando Quiñones» de Cádiz (2007).
Finalista en el certamen de relato del Museo Arqueológico de Córdoba (2007).
Finalista en el certamen de narrativa «Historias de la Historia» de Constantí (Tarragona, 2006).
Segundo premio en el certamen epistolar de Encinarejo de Córdoba (2006).
Seleccionado en el certamen Ciudad de Getafe (Madrid, 2004).
Finalista en el certamen de la Asociación Verbo Azul (Alcorcón, 2004).
Primer premio «Félix Francisco Casanova» (Tenerife, 2003).
Tercer premio en el certamen epistolar «Dime que me quieres» (Málaga, 2003).
Segundo premio en el certamen juvenil de Eibar (2003).
Primer premio en el certamen «C.M. Isabel de España», Madrid 2002.
Primer premio «Mensajero Club Joven» (Bilbao, 2002).
Finalista en el certamen epistolar «Carta a un maltratador» (Madrid, 2002).
Finalista en el certamen «Todos somos diferentes», Madrid 2001.
Primer premio en el certamen «Mari Puri Express» de Torrejón de Ardoz (Madrid, 2001).
Segundo premio en el certamen de relato corto de la Asociación «Los Rosales» (Madrid, 2001).
Accésit en «Jorge de Ortúzar» de Segovia (2000).
Finalista en «Juan Martín Sauras» de Andorra (Teruel, 2000).
Accésit en «Los sueños de cada uno» de Zamora (1999).
Accésit en ASCII de Madrid (1999).

POESÍA
Finalista en el certamen «Arte Joven» de la Comunidad de Madrid (2005).
Segundo premio en el certamen «Mqués. de Santillana» (Carrión de los Condes, 2005).
Finalista en el certamen «Merche Lanza» de Santander (2004).
Seleccionado en el certamen «Ciudad de Getafe» (Madrid, 2004).
Finalista en el certamen «Dionisia García» (Murcia, 2004).
Primer premio «Poeta García Gutiérrez» de Chiclana de la Frontera (2004).
Primer premio «Miguel Hernández» de Daya Nueva (Alicante, 2004).
Finalista en el certamen de la Asociación «Verbo Azul» (Alcorcón, 2004).
Finalista en el certamen de Peñaranda de Bracamonte (Salamanca, 2004).
Primer premio «Jóvenes talentos» de Majadahonda (2003).
Accésit en las Justas Poéticas de Dueñas (Palencia, 2003).
Primer premio de la Universidad Politécnica de Madrid, 2002.
Finalista en el certamen «José de Espronceda» (Almendralejo, Badajoz, 2002).
Primer premio «Poeta joven de La Encina» (Villanueva de la Cañada, 2002).
Premio «Blas de Otero» de la Universidad Complutense de Madrid, 2001.
Primer premio «Miguel Hernández» de la Asociación «Pueblo Unido» (Madrid, 2001).
Primer premio «Miguel Hernández» de Daya Nueva (Alicante, 2001).

NOVELA
Primer premio en certamen de novela corta «Antonio Espinosa» de Campillos (Jaén), 2007.
Primer premio en el certamen Hontanar de narrativa breve, Ponferrada, 2007.
Seleccionado en el certamen «Valentín García Yebra», Guadalajara 2003.
Finalista en el certamen «Valentín García Yebra», Guadalajara 2002.


Publicar un comentario
trucos blogger

EFEMÉRIDES QUE NO DEBEN DE SER OLVIDADAS

EFEMÉRIDES QUE NO DEBEN DE SER OLVIDADAS

14 de Febrero - DÍA DE SAN VALENTÍN

14 de Febrero - DÍA DE SAN VALENTÍN
Picad sobre la imagen para saber más de la historia del santo y de esta efeméride.

21 de marzo: Día Mundial de las Personas con Síndrome de Down

21 de marzo: Día Mundial de las Personas con Síndrome de Down
(Pica sobre la imagen).

21 de Marzo-Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial

21 de Marzo-Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial
(Pica sobre la imagen)

Agua para todos

Agua para todos
22 de Marzo, día Mundial del Agua

17 de Junio

17 de Junio
Día Mundial de lucha contra la Desertificación y la Sequía (Pica sobre la imagen)

22-IV-2011 - Día Mundial de la Tierra

22-IV-2011 - Día Mundial de la Tierra
(Pica sobre la imagen)

25 de Noviembre Día Internacional Contra la Violencia Hacia la Mujer

25 de Noviembre Día Internacional Contra la Violencia Hacia la Mujer
TODOS LOS DÍAS SON 25 DE NOVIEMBRE

Día de los derechos del Niño: 20-XI-09

Día de los derechos del Niño: 20-XI-09
Convención sobre los Derechos del Niño. (Pica sobre la foto).

ONG´S

ONG´S

Amnistía Internacional

Asociación 11-M

No a la pedofilia

Save the children

UNICEF

Vídeos YouTube

Loading...

"Su Excelencia" (Discurso completo) - Mario Moreno Cantinflas

Buscón de la RAE

Real Academia Española de la Lengua

Real Academia Española de la Lengua
Diccionario

Traductor Google

Traductor

La voz de la palabra escrita internacional

Unión Hispanoamericana de Escritores

ERES LO QUE ESCRIBES ERES COMO ESCRIBES

IBSN

IBSN: Internet Blog Serial Number 1954-12-20-77

Quiero Crear un Blog


crear blog

Páginas vistas en total

Yo no fumo, ¿y tú?

Blog sin Humo

NOTICIAS

NOTICIAS

El libro es un lujo que sólo se huele

El libro es un lujo que sólo se huele
Parece un espacio mágico arrancado de El Cairo de Naguib Masouf o el Bagdad de Las mil y una noches, un remanso de paz en el que no se escuchan los cláxones de los automovilistas impetuosos que parecen dialogar entre ellos desde sus bocinas. La librería Behzad es un oasis, un lugar hermoso y desordenado repleto de libros, cuadros, mapas, postales, fotografías y polvo, sobre todo mucho polvo (el sello de Kabul), en el que cada objeto parece guardar un equilibro perfecto con el que tiene al lado. (Pica sobre la imagen).

Tras los pasos de la sutil memoria de Machado en Segovia - 26-IX-2010

Tras los pasos de la sutil memoria de Machado en Segovia - 26-IX-2010
Escultura homenaje a Machado delante del Teatro Juan Bravo de Segovia. El escritor vivió 13 años en la ciudad castellana, en la que conoció a Guiomar y vivió grandes momentos pero con la que mantuvo una relación en cierto modo distante. (Pica sobre la imagen).

ARQUEOLOGÍA

ARQUEOLOGÍA
La civilización 'yope' muestra sus tesoros. En la foto Juego de Pelota en la zona arqueológica de Tehuelco - México. (Pica sobre la foto).

El almacén de las momias

El almacén de las momias
Los periodistas que estuvieron presentes describen emocionados una escena que bien podría haber salido de 'En busca del Arca Perdida' o cualquiera de sus secuelas. El interior de la tumba faraónica, 2.600 años en la oscuridad, sólo estaba iluminado por antorchas y por los focos de las cámaras de televisión invitadas al evento. (Pica sobre la imagen).

La Unesco protegerá los yacimientos del fondo del mar a partir de enero

La Unesco protegerá los yacimientos del fondo del mar a partir de enero
20 países la han ratificado, entre ellos España, Cuba, Ecuador, México, Panamá y Paraguay. (Pica sobre la foto).

ARTE

ARTE
'La duquesa de Osuna' - Museo Romántico. Retrato familiar de la Duquesa de Osuna como dama de la Orden de Damas Nobles de la Reina María Luisa, Agustín Esteve (1796-1797).

Una «Capilla Sixtina» de 3.500 años

Una «Capilla Sixtina» de 3.500 años
«¡Alá u-Akbar!» (¡Dios es el más grande!) es lo que exclamó rais Ali Farouk cuando entró, junto a José Manuel Galán, a la cámara mortuoria de Djehuty. Ante sus ojos se revelaba una imagen que nunca nadie «hubiera imaginado en sueños encontrar: una Capilla Sixtina del 1500 a.C», confesaba ayer Galán, director de la campaña arqueológica hispano-egipcia que lleva por nombre Proyecto Djehuty y que desde hace ocho años se desarrolla en la necrópolis de Dra Abu el-Naga, en la orilla occidental de Luxor (antigua Tebas)... (Pica sobre la imagen).

La casa de la playa de Diego Rivera

La casa de la playa de Diego Rivera
Las autoridades mexicanas estudian la compra de una casa con vistas al mar en Acapulco, propiedad de los herederos de la fallecida coleccionista Dolores Olmedo, en cuyas paredes su amigo, el pintor Diego Rivera (1886-1957), dejó cinco murales con motivos prehispánicos. (Pica sobre la imagen).

Las entrañas de la Alcazaba de Almería

Las entrañas de la Alcazaba de Almería
La Alcazaba de Almería abre al público uno de sus rincones más secretos: las mazmorras. La actividad denominada El espacio del mes, con la que el monumento ofrece una lectura más detallada sobre algún elemento del recinto con visita guiada, se ha ampliado ante la expectación que ha levantado este lugar de cautiverio. Las mazmorras pueden verse los miércoles, jueves y viernes de septiembre a las 18.30. (Pica sobre la imagen).

Revolución en el museo de Orsay

Revolución en el museo de Orsay
"Quiero que el siglo XIX no se acabe nunca". La frase, en palabras de Guy Cogeval, director del Museo de Orsay, resume la misión que se ha marcado: poner patas arriba el mayor museo mundial de arte del XIX. Una auténtica revolución que ya ha comenzado y que supondrá el salto al siglo XXI de una institución que nació en 1986 como una de las mayores apuestas francesas en la historia del arte. Uno de los beneficiados será España: un centenar de joyas de Orsay aterrizarán el año próximo en la Fundación Mapfre de Madrid, como primera etapa de todo un periplo internacional. (Pica sobre la imagen).

Si es un 'miguel ángel', es un chollo

Si es un 'miguel ángel', es un chollo
'El tormento de San Antonio', la que se supone que es la primera obra de Miguel Ángel Buonarroti, elaborada cuando tenía unos 12 años, ha sido comprada por un museo de Texas (EE UU), señala The Guardian. (Pica sobre la foto)

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

CIENCIA Y TECNOLOGÍA
Descubren el planeta extrasolar más pequeño, algo mayor que la Tierra. (Pica sobre imagen).

Así eran los primeros relojes

Así eran los primeros relojes
Es un pequeño objeto dorado que Cosimo I de Medici, Duque de Florencia, levanta con la mano derecha en un óleo pintado en 1560 por Maso da San Friano. Este mecenas de las ciencias del siglo XVI mira al espectador 450 años después con cierta arrogancia. No es para menos, sostiene una pieza de tecnología punta de su tiempo: un reloj. (Pica sobre la foto).

Detectan una especie de peces destructores en las costas del Caribe de Guatemala

Detectan una especie de peces destructores en las costas del Caribe de Guatemala
Guatemala, 13 sep (EFE).- Un grupo de biólogos marinos detectó la presencia de una especie de peces destructores en las costas del Caribe guatemalteco, cuya masiva reproducción podría poner en peligro al ser humano. (Pica sobre la imagen).

El gran cometa Donati como lo trazó William Dyce

El gran cometa Donati como lo trazó William Dyce
El artista escocés pintó el cuadro sólo meses después del descubrimiento de este cuerpo celeste por un astrónomo italiano. (Pica sobre la imagen)

La historia de Urania, musa de la astronomía

La historia de Urania, musa de la astronomía
La creación de esta divinidad menor hija de Zeus demuestra la importancia de esta ciencia desde la antigüedad -Año internacional de la Astronomía-. Los griegos de la antigüedad plasmaron los grandes misterios de la creación en una gran variedad de mitos. La Teogonía escrita por el poeta beocio Hesíodo en el siglo VII a. C. contiene los primeros relatos estructurados sobre el origen del universo, los dioses y el ser humano, partiendo de mitos y poemas procedentes de una tradición oral. Las musas eran divinidades menores hijas de Zeus y la titánide Mnemósine (la Memoria). Según Hesíodo eran nueve: "Ella dio a luz a nueve jóvenes de iguales pensamientos, aficionadas al canto y de corazón alegre, cerca de la más alta cumbre del nevado Olimpo". Se movían entre el Olimpo, al que eran llamadas a menudo por Zeus para alegrar sus fiestas, y el monte Helicón, donde formaban bellos coros y recorrían sus ríos y valles. (Pica sobre la imagen)

La NASA difunde unas fotos tomadas por las nuevas cámaras del telescopio Hubble

La NASA difunde unas fotos tomadas por las nuevas cámaras del telescopio Hubble
Washington, 9 sep (EFE).- La NASA difundió hoy espectaculares fotografías de galaxias, estrellas y nebulosas captadas por las nuevas cámaras del telescopio espacial Hubble. (Picad sobre la imagen para saber más)

Google+ Followers