¿QUÉ BENEFICIOS SE OBTIENEN AL MATRICULARSE EN UN TALLER LITERARIO?

Preguntas como esta, o tales como:
- ¿Es bueno matricularse en un taller literario?
- ¿Qué me aporta el matricularme en un taller literario?
- ¿Seguro que se puede aprender a escribir en un taller literario?

Preguntas similares y muchas más las he estado escuchando los últimos seis años, los que tiene de vida el taller.
A quienes me las hacían, bien por correo electrónico, bien por teléfono, traté de sacarles de dudas lo mejor que supe o pude.
He de decir que, como tallerista que fui durante más de ocho años en uno de los más antiguos aparecidos en la ciudad de Madrid, más dos cursos en una escuela de prestigio diré que:
1.- Los genios literarios, salvo muy raras excepciones no nacen, se hacen a base de esfuerzo y trabajo constante (al igual que cualquier trabajador en la disciplina que sea: para ser realmente bueno es preciso constancia y trabajo).
2.- En todas las universidades anglosajonas, los talleres literarios son una asignatura más en las facultades de letras.
3.- Cualquiera que sepa redactar medianamente bien, y que tenga inquietudes literarias, puede ser un magnífico alumno.
4.- A un taller literario hay que llegar con humildad y con el pensamiento de que se va a aprender, no creyéndose de entrada un Cervantes o mejor que el insigne alcalaíno porque será un pésimo alumno que no se dejará corregir, se aburrirá y entorpecerá las clases.
5.- Quizá este punto debí ponerlo en el 1º o 2º lugar. Escribir es: CORREGIR, CORREGIR, CORREGIR y CORREGIR, de tal modo que el texto quede pulido, tanto como una pista de patinaje por la que, el lector, deslice la vista y no se encuentre obstáculo alguno que le haga desechar la obra que tiene entre manos bien por aburrimiento, falta de comprensión, exceso de rimas...
6.- Y por último, para no aburrir como pongo más arriba, quien desee escribir, llegar a tener un estilo propio, debe leer mucho y bien, es decir: beber de los autores clásicos y contemporáneos pero no sólo ir a conocer el argumento, sino ver las figuras retóricas empleadas, el tono, el estilo, las formas de lenguaje... Es necesario hacer un estudio en profundidad e, incluso, intentar parecérsele (con los ejercicios de intertextualidad) y, cuando menos se lo espere, habrá llegado, si no a la cumbre, sí a empezar la escalada de esa montaña que, aunque parezca que no, se conseguirá con tesón.

Un saludo, Juana Castillo


Follow by Email

martes, 30 de junio de 2009

Colaboraciones externas: un poema de Gloria-Margarita DÁVILA ESPINOZA. PERÚ.

Ecos y espejos que hieren mi alma



En esa mar bravía
mi olvido se diluye
y al compás de tiernas gotas de lluvia
se suman mis desvelos
aunque hoy, dispersos existan
mis sueños para tu vida,
la mía
no será
más que fríos ríos
y sin quererlo,
te seguiré
y quizás
te pregunte
al oído,
¿dime,por qué no me amas como yo…?

Livianos días míos
no son más
tibios soles aun recorras
en gotas sumadas
a esa mar que es tu vida
en tanto tus labios
a los míos le roban
el color del herido laberinto
que del eco resuena
para ser crepúsculo de tu amor en caída.
Un camino en escafandras, desoyendo campanas
que a fuerza de gólgota habrá que herirse más
para ser espejos y ecos que hieren mi alma por eterno.
© Gloria Dávila Espinoza


______
Nota biobibliográfica.- GLORIA MARGARITA DAVILA ESPINOZA. Nació, en Huanuco, Perú el 1 de abril de 1961. Es hija última entre diez hermanos. Su padre fue Pedro Dávila Facundo (Dos de Mayo) maestro y periodista. Su madre Liduvina Espinoza Ferrer (Llata).

ESTUDIOS: Estudió Lengua y Literatura en las Universidades “Hermilio Valdizan” de Huanuco y Los Ángeles de Chimbote, Especialización en Tecnología con Nivel de Postgrado, Convenio de CIAP - Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima. Maestría en Educación, Mención Investigación y Docencia Superior, en la Universidad Nacional Hermilio Valdizán, Huanuco. Actualmente cursando el Doctorado en Ciencias de la Educación. Es políglota: alemán, ingles, portugués, y es quechua parlante.

EXPERIENCIA LITERARIA: 2001: Primer Puesto en Poesía “I Juegos Florales Universitarios”, organizado por la Universidad de Huanuco. 2003: Funda el Círculo de Autores y Escritores, CAE, de Leoncio Prado- Huanuco. Ha sido Cofundadora y Presidenta del Directorio de "Runa Asociación Pro Cultura”, Cofundadora de Casa de Poesía, revista en papel y electrónica. Cofundadora de Colibrí Amaro Ediciones. Es activista y promotora cultural. Funda “Arte Filosofía y Literatura “Colibrí”: www.espacioblog.com/gloria-davila con el que promociona a personajes del arte y la literatura. 2006: 1 de Abril, es premiada, Los Mejores del año 2005, como la Mejor Poeta del Año, por la Asociación Nacional de Periodistas del Perú, filial Tingo María. Ha sido representante de la Casa del Poeta Río Grande do Sul, Brasil. Vicesecretaria de la Asociación de Escritores de la Orbe (ASEADLO). Presidente de CAPPAZ para Perú, desde BRASIL. Ha sido premiada y condecorada en varias ciudades y países. Como Huésped Ilustre, Hija Predilecta, Visitante Distinguida.

ESCRITOS: Ha escrito más de 16 libros que son inéditos y muchos poemas, publicados en antologías, revistas (Israel, Arabia, Estados Unidos, México, España, Uruguay, Brasil, El Salvador, Chile, Perú) sus escritos fueron publicado en periódicos, la radio, y en varias páginas en el Internet y la televisión. 2005, lanzó su libro en Perú y Brasil, por el mismo recibió grandes elogios y ha sido invitada a escenarios congresos, recitales importantes en Perú, Bolivia, Argentina, Colombia, Uruguay, Chile y Francia. Ha viajado por Europa y ahora invitada a París para el encuentro Mundial de Poetas del Mundo. Tiene actualmente preparando una novel a, "La Firma", Mis Años y el humo y un “Jonás y otros cuentos para niños” 2007 ha publicado el poemario “Kantos de Ishpingo” presentado en Buenos Aires, Argentina, con el prólogo y presentación de Manuel Lozano. Y en Cuba por Roberto Bianchi aBrace. Publica por primera vez en Archivos del sur poemas en el Espacio de Autor II - Galería de imágenes Impresiones Haber viajado por casi todo el Perú y parte de América latina, Centroamérica y Europa, me ha dejado grandes enseñanzas y amistades. Sé que el mundo es tuyo y de todos si tú lo quieres. Mis manos son las tuyas y mi pensamiento es de nuestro universo todo, en el que el ideal sea poesía para cambiar el mundo a favor de todos, una poesía comprometida con un pueblo que lucha por obtener sus derechos humanos, una poesía que trasunta el alma humana. Poeta-escritora-teatrista, promotora Cultural Presidenta de Fundación de Premios "Runa Simi', Perú-Alemania. Embajadora Universal de la Paz - Perú/Ginebra, Suiza. Miembro de REMES. Desde España y México Coordinadora General de Unión Hispanoamericana de Escritores UHE para América. Corresponsal de El Oro de los Tigres - Buenos Aires, Argentina. Corresponsal de la Revista Peruana de Literatura, Perú. Representante y socia de Sociedad de Escritores de Latinoamérica y Europa, desde Milán -Italia. Consulesa de Poetas del Mundo, Huanuco Perú, desde Chile. Representante de aBrace, Montevideo Uruguay Embajadora Literaria de ASEADLO. Embajadora para Alemania de A.S.O.L.A.P.O Directivo de la Revista Internacional,"Olandina"- Perú Presidente de CAPPAZ, para Perú desde Brasil Corresponsal de la Página Cultural del Quincenario El Pregonero Blogs: www.lacoctelera.com/poesias-y-nirvanas

viernes, 26 de junio de 2009

Lecturas autores consagrados: comentario de texto al relato de Yukio Mishima, LA PERLA.

LA PERLA – Yukio MISHIMA
Comentario de texto por Juana Castillo Escobar


Se trata de un relato bastante breve escrito en tercera persona.
La protagonista universal de la historia es la perla, en torno a ella gira la vida de cinco mujeres de clase acomodada que se reúnen una tarde para celebrar el cumpleaños de una de ellas, la señora Sasaki.
El punto de conflicto nace cuando a la señora Sasaki, la anfitriona y agasajada, se le desengarza una perla del anillo que, en el momento de arreglarse para dicha reunión considera el más apropiado en lugar de ponerse diamantes. No guarda la perla en un joyero, se calla el percance y decide dejar la gema en el borde de la bandeja en la que se encuentra la tarta de cumpleaños, adornada a su vez con perlas de azúcar. La señora Sasaki no es sincera con sus amigas y prefiere no abandonar la sala para guardar la joya que queda expuesta a que se extravíe, algo que sucede más pronto que tarde.
La pérdida de la perla, ese objeto valioso, apreciado por el hombre y tenido por una joya; un objeto nacido de una impureza, es lo que da paso al conflicto que se plantea entre las mujeres divididas en tres grupos:
- La señora Sasaki.- Mujer que cumple los años y dueña de la perla, amiga de las otras cuatro mujeres pero no demasiado, aunque no se especifica en qué grado de amistad se encuentra con respecto a sus invitadas.
- Las señoras Azuma y Kasuga, íntimas amigas y vecinas.
- Las señoras Yamamoto y Matsumara, sus relaciones dejan mucho que desear. Puede decirse que se odian cordialmente.
Todas las miradas y todas las expectativas, tanto las de estas cinco mujeres, como las del lector, convergen en el ansiado objeto, la perla, que, al igual que La perla protagonista de la novela homónima de John Steinbeck, lo único que consigue es alterar la paz, en el primer caso de las cinco supuestas amigas; en el segundo, de una familia y, por ende, de todo un pueblo. En el fondo ambas historias ponen de relieve lo peor del ser humano.

De este relato en particular yo saco como enseñanza:
1º) Que los problemas deben de hablarse para que no se enconen, se sea o no amigo del contrario.
2º) Que se debe de ser sincero en todo momento. La señora Sasaki, por ejemplo, al perder la perla se calla, ¿por qué? ¿Porque su joya se devaluará? ¿Por no quedar en ridículo frente a sus invitadas? Creo que la sinceridad es mejor que aparecer como una “oportunista” que, perla que le regalan para congraciarse con ella, aún a sabiendas de que no es la suya, la admite como tal. A la vista de todos se percibe su degradación moral, su hipocresía, casi su ambición.
3º) Que en algunas ocasiones, al tratar de hacer el bien, se consigue todo lo contrario precisamente por no comunicarse con el otro (caso de la señora Azuma con respecto a la señora Kasuga, grandes amigas pero que esto hace que su amistad se tambalee).
4º) En el caso de la señora Matsumara, que encuentra la perla en su bolso, aún a sabiendas de que ella no lo puso allí, es incapaz de decir la verdad a la dueña, ni de enfrentarse a la persona que la guardó allí. Prefiere comprar una joya nueva. Después se enfrentará con su rival, la señora Yamamoto pues colige que sólo ella ha podido ser quien le haya gastado broma de tan mal gusto, algo que su rival no niega. De nuevo esta forma de actuar da paso a otro enfrentamiento.

Para terminar añadiré que Mishima describe una sociedad, en este caso, la de la alta burguesía japonesa femenina, en la que las relaciones son totalmente superficiales. Frías. Nadie es lo que aparenta. Se mueven en un coto cerrado, pues la presencia masculina está prácticamente ausente (sólo aparece un taxista y el joyero, pero sólo citados). Es una sociedad de costumbres ancestrales, muy feudal y encorsetada.
Al igual que la perla protagonista hay un gran boato exterior, mucha riqueza, pero en el fondo un corazón impuro revestido con los más caros y finos oropeles que, en realidad, son incapaces de esconderlo por completo.


Miércoles, 1-IV-09 – 15,45 p.m.



Lecturas autores consagrados: comentario de texto al relato de Yukio Mishima, LA PERLA.


La Perla
De Yukio Mishima
Comentario de texto de Isabel Fraile


El narrador es una voz en tercera persona.
Protagonista del relato: La Perla.
El título y el relato se corresponden.
Apenas existe descripción del paisaje.
Hay diversidad de personajes. Las amigas, el joyero, el taxista...
La acción transcurre en un día. Se percibe el paso del tiempo.
El diálogo, aunque escaso, es directo.
El género al que pertenece es realista.

Opinión personal

Una anécdota como la desaparición accidental de la perla, pone de manifiesto la hipocresía de un grupo de mujeres mal llamadas amigas. Un enredo en el que todas las participantes quieren salir bien paradas y en el que quedan a la altura del betún.
La perla mal engarzada, tambaleante, semeja a la relación de esas mujeres que apenas se soportan. La actuación típica del ser humano, no querer reconocer su falta aunque sea descubierta, como hace la señora Yamamoto, intentando que caigan las sospechas sobre cualquier otra.
Otra vez asistimos al gran teatro del mundo, de la sociedad, donde se piensa una cosa y se dice otra muy distinta.
Es un relato ameno, para mí, con moraleja.

Lecturas autores consagrados: comentario de texto al relato de Yukio Mishima, LA PERLA.


LA PERLA, COMENTARIO DE TEXTO

Consuelo Gómez


1. ¿Quién es el narrador?
ES UNA VOZ

2. ¿Narrador en 1ª, 2ª ó 3ª persona?
EN TERCERA PERSONA

3. ¿Quién es el protagonista?
LA PERLA

4. ¿Hay muchos personajes?
LAS 5 AMIGAS

5. ¿Hay diálogo? ¿Directo o insertado en el texto?
SI. DIRECTO

6. ¿Existe descripción del paisaje?
NO

7. ¿Se hace perceptible el paso del tiempo?
SI, PASA LA TARDE

8. ¿Género?
REALISTA

9. ¿Cómo es el lenguaje?
NORMAL

10. ¿Qué sensaciones te ha producido?
Me hace sonreír pensando en lo malas que son “algunas mujeres”.

COMENTARIO:
Refleja una sociedad falsa, hipócrita y necia. El comportamiento de estas cinco señoras, incluida la Sra. Sasaki, es bastante corriente en una clase media-alta donde lo que importa son las apariencias.
Ni las cuatro invitadas son amigas entre sí ni tampoco la Sra. Sasaki las considera como tal, a pesar de invitarlas como si fueran sus íntimas. Ella se comporta como una remilgada al montar el número totalmente innecesario con el anillo y LA PERLA demostrando que no existe confianza real entre ellas y, a las demás, ya las hemos visto, UNAS PERLAS TODAS.

jueves, 25 de junio de 2009

Lecturas autores consagrados: comentario de texto al relato de Yukio Mishima, LA PERLA.

Comentario de texto – Pepi Núñez


Narrador en tercera persona
Protagonista. La perla
Personajes. La señora Sasaki, sus amigas, las señoras, Yamamoto, Matsumuro, Azuma y Kasuga.
Diálogos directos
La acción transcurre durante una tarde en la que se festeja un cumpleaños.
No se describe paisajes.

Opinión personal.

El relato para mi está muy bien narrado, pero todo lo que se arma con la perla, la verdad a mi me cuesta entenderlo. Primero, si se me cae una perla de un anillo, no se me ocurre dejarla en el borde del plato. Segundo, si soy la señora Matsumuro y encuentro la perla en mi bolso, se lo comento sobre la marcha a la otra señora, por muy mal que me caiga, y damos la vuelta en el taxis para devolvérsela a su dueña. Claro que de esta forma no existiría este relato. Yo veo aquí unas amigas, que no son tan amigas, hay suposiciones, hay mentiras, mucha hipocresía, se piensa mucho el que dirán las otras. Yo no veo ningún comportamiento normal, ni siquiera el de la señora Azuma, que dice que se tragó la perla, para salvar a su amiga, pero una vez en el taxis la acusa. La mala idea de comprar una perla más grande, para que la otra piense que ella no fue. Me parece todo muy rebuscado. La Yamamoto que es la que se encuentra la perla y se la mete en el bolso a la otra porque no la puede ver, demostrando que es mala, malísima, aunque después acabe llorando, lágrimas de cocodrilo diría yo, para finalmente tragarse la perla. Bueno al final de esta historia quien sale ganando es la cumpleañera, que se queda con un anillo con dos perlas, en lugar de una.

Pepi Núñez

Lecturas autores consagrados: comentario de texto al relato de Yukio Mishima, LA PERLA.


Comentario de Adriana Salcedo a “La Perla” de Mishima.

El cuento está escrito en tercera persona.
Personajes: Sra Sasaki. Sra Azuma. Sra Kasaga. Sra Matsumara. Sra Yamamamoto.
Diálogos: Los diálogos son directos
Descripción de lugares y paso del tiempo: Todo sucede en poco tiempo, y describe brevemente el comedor de la Sra Sasaki.
Comentario: En un principio sentí que reitera mucho, cuando se refiera a la Sra Sasaki, al escribir su nombre muchas veces para dirigirse a ella. Eso me cansó un poco. Pero a medida que fui leyendo el cuento olvidé esa especie de fatiga.
Creo que es un cuento, de un lenguaje muy sencillo, y con una trama simple, esos dos componentes hacen que el cuento sea hermoso, pues el autor lo dirige muy bien. Crea suspense e interés. Lo más bello a mi parecer, fue conocer un poco más la mentalidad oriental, con esa filosofía del honor. No sé cómo explicarlo, pero en la enemistad de las dos señoras, y el cómo lo abordan, es tan sincero... en nuestro mundo occidental no veo eso.

Lecturas autores consagrados: LA PERLA, de Yukio MISHIMA.

Imagen obtenida en Internet
LA PERLA
Yukio Mishima



El 10 de diciembre era el cumpleaños de la señora Sasaki. La señora Sasaki deseaba celebrar el acontecimiento con el menor ajetreo posible y solamente había invitado para el té a sus más íntimas amigas, las señoras Yamamoto, Matsumura, Azuma y Kasuga, quienes contaban exactamente la misma edad que la dueña de casa. Es decir, cuarenta y tres años.
Estas señoras integraban la sociedad "Guardemos nuestras edades en secreto" y podía confiarse plenamente en que no divulgarían el número de velas que alumbraban la torta. La señora Sasaki demostraba su habitual prudencia al convidar a su fiesta de cumpleaños solamente a invitadas de esta clase.
Para aquella ocasión la señora Sasaki se puso un anillo con una perla. Los brillantes no hubieran sido de buen gusto para una reunión de mujeres solas. Además, la perla combinaba mejor con el color de su vestido.
Mientras la señora Sasaki daba una última ojeada de inspección a la torta, la perla del anillo, que ya estaba algo floja, terminó por zafarse de su engarce. Era aquel un acontecimiento poco propicio para tan grata ocasión, pero hubiera sido inadecuado poner a todos al tanto del percance. La señora Sasaki depositó, pues, la perla en el borde de la fuente en que se servía la torta y decidió que luego haría algo al respecto.
Los platos, tenedores y servilletas rodeaban la torta. La señora Sasaki pensó que prefería que no la vieran llevando un anillo sin piedra mientras cortaba la torta y, muy hábilmente, sin siquiera darse vuelta, lo deslizó en un nicho ubicado a sus espaldas.
El problema de la perla quedó rápidamente olvidado en medio de la excitación producida por el intercambio de chismes y la sorpresa y alegría que producían a la dueña de casa los acertados regalos de sus amigas. Muy pronto llegó el tradicional momento de encender y apagar las velas de la torta. Todas se congregaron agitadamente alrededor de la mesa, cooperando en la complicada tarea de encender cuarenta y tres velitas.
Tampoco podía esperarse que la señora Sasaki, con su limitada capacidad pulmonar, apagara de un solo soplido tantas velas y su apariencia de total desamparo suscitó no pocos comentarios risueños.
Después del decidido corte inicial, la señora Sasaki sirvió a cada invitada una tajada del tamaño deseado en un pequeño plato que, luego, cada una llevaba hasta su respectivo asiento. Alrededor de la mesa se produjo una confusión bastante considerable. Todas extendían sus manos al mismo tiempo.
La torta estaba adornada con un motivo floral y cubierta con un baño rosado, salpicado abundantemente con pequeñas bolitas plateadas hechas de azúcar cristalizada. La clásica decoración de las tortas de cumpleaños.
En la confusión del primer momento algunas escamas del baño, migas y cierta cantidad de bolitas plateadas se desparramaron sobre el mantel blanco. Algunas de las invitadas juntaban estas partículas con los dedos y las ponían en sus platos. Otras, las echaban directamente en su boca.
Luego, cada una volvió a su asiento y, con toda la tranquila alegría que correspondía, comieron sus porciones.
Aquélla no era una torta casera. La señora Sasaki la había encargado con anticipación en una confitería de bastante renombre y todas coincidieron en que su gusto era excelente.
La señora Sasaki resplandecía de felicidad. De pronto, y con un dejo de ansiedad, recordó la perla que había dejado sobre la mesa. Con disimulo se levantó tan displicentemente como pudo y comenzó a buscarla. La perla había desaparecido. Sin embargo, estaba segura de haberla dejado allí. La señora Sasaki aborrecía perder cosas. Sin pensarlo más, se entregó de lleno a su búsqueda y su intranquilidad se hizo tan evidente que sus invitadas la advirtieron.
-No es nada... Un segundo, por favor... -repuso a las cariñosas preguntas de sus amigas.
Pese a lo ambiguo de su respuesta, una a una las invitadas se pusieron de pie y revisaron el mantel y el piso.
La señora Azuma, frente a tanta conmoción, pensó que la situación era francamente deplorable. Estaba contrariada frente a una dueña de casa capaz de crear una situación tan desagradable por el extravío de una perla.
La señora Azuma decidió inmolarse y salvar el día. Con una sonrisa heroica, dijo:
-¡Eso fue entonces! ¡La perla debe haber sido lo que me acabo de comer! Cuando me sirvieron la torta, una bolita plateada se cayó sobre el mantel y yo la levanté y me la tragué sin pensar. Me pareció que se atascaba un poco en mi garganta. Por supuesto que si hubiera sido un brillante no dudaría en devolvértelo, aun a riesgo de tener que sufrir una operación; pero como se trata simplemente de una perla, no puedo sino pedirte perdón.
Este anuncio calmó de inmediato la ansiedad del grupo y salvó a la dueña de casa de un trance difícil. Nadie se preocupó en averiguar si la confesión de la señora Azuma era cierta o falsa. La señora Sasaki tomó una de las bolitas que quedaban y se la comió.
-Mmmm -comentó-, ¡ésta tiene gusto a perla!
En esta forma, el pequeño incidente fue recibido entre bromas y, en medio de la risa general, quedó totalmente olvidado.
Al finalizar la reunión, la señora Azuma partió en su auto deportivo, llevando con ella a su íntima amiga y vecina, la señora Kasuga. Apenas se habían alejado, la señora Azuma dijo:
-¡No puedes dejar de reconocerlo! Fuiste tú quien se tragó la perla, ¿no es cierto? Quise protegerte y me declaré culpable.
Estas palabras informales ocultaban un profundo afecto. Pero por más amistosa que fuera la intención, para la señora Kasuga una acusación infundada era una acusación infundada. No recordaba bajo ningún concepto haberse tragado una perla en vez de un adorno de azúcar. La señora Azuma sabía cuán difícil era ella para todo lo referente a la comida. Bastaba con que apareciera un cabello en su plato, para que, inmediatamente, se le atragantara el almuerzo.
-Pero, ¡por favor! -protestó la señora Kasuga con voz débil mientras estudiaba el rostro de la señora Azuma-. ¡Nunca podría haber hecho algo semejante!
-No es necesario que finjas. Te vi en aquel momento. Cambiaste de color y ello fue suficiente para mí.
La confesión de la señora Azuma parecía cerrar el incidente del cumpleaños; pero, sin embargo, dejó una molesta secuela.
Mientras la señora Kasuga pensaba en la mejor forma de demostrar su inocencia, la asaltó la duda de que la perla del solitario pudiera estar alojada en alguna parte de sus intestinos. Era, desde luego, poco probable que se hubiera tragado una perla en vez de una bolita de azúcar, pero, en medio de la confusión general causada por la charla y las risas, forzoso era admitir que existía por lo menos esa posibilidad.
Revisó mentalmente todo lo sucedido en la reunión, pero no pudo recordar ningún momento en el que hubiera llevado una perla hasta sus labios. Después de todo, si había sido un acto subconsciente, sería difícil recordarlo.
La señora Kasuga se sonrojó violentamente cuando su imaginación la llevó hacia otro aspecto del asunto. Al recibir una perla en el cuerpo de uno, no cabe duda de que -quizás un poco disminuido su brillo por los jugos gástricos- en uno o dos días es fácil recuperarla.
Y junto a este pensamiento, las intenciones de la señora Azuma se volvieron transparentes para su amiga. Sin lugar a dudas, la señora Azuma había vislumbrado el mismo problema con incomodidad y vergüenza y, por lo tanto, pasando su responsabilidad a otro, había dejado entrever que cargaba con la culpa del asunto para proteger a una amiga.
Mientras tanto, las señoras Yamamoto y Matsumura, que vivían en la misma dirección, retornaban a sus casas en un taxi. Al arrancar el coche, la señora Matsumura abrió la cartera para retocar su maquillaje, recordando que no lo había hecho durante toda la reunión.
Al tomar la polvera, un destello opaco llamó su atención mientras algo rodaba hacia el fondo de su cartera. Tanteando con la punta de los dedos, la señora Matsumura recuperó el objeto y vio con asombro que se trataba de la perla.
La señora Matsumura sofocó una exclamación de sorpresa. Desde tiempo atrás sus relaciones con la señora Yamamoto distaban mucho de ser cordiales y no deseaba compartir aquel descubrimiento que podía tener consecuencias tan poco agradables para ella.
Afortunadamente la señora Yamamoto miraba por la ventanilla y no pareció darse cuenta del súbito sobresalto de su acompañante.
Sorprendida por los acontecimientos, la señora Matsumura no se detuvo a pensar en cómo había llegado la perla a su bolso, sino que, inmediatamente, quedó apresada por su moral de líder de colegio. Era prácticamente imposible, pensó, cometer un acto semejante aun en un momento de distracción. Pero dadas las circunstancias, lo que correspondía hacer era devolver la perla inmediatamente. De lo contrario, hubiera sentido un gran cargo de conciencia. Además, el hecho de que se tratara de una perla -o sea, un objeto que no era ni demasiado barato ni demasiado caro- contribuía a hacer su posición más ambigua.
Resolvió, pues, que su acompañante, la señora Yamamoto, no se enterara del imprevisible desarrollo de los acontecimientos, en especial cuando todo había quedado tan bien solucionado gracias a la generosidad de la señora Azuma.
La señora Matsumura decidió que le era imposible permanecer ni un minuto más en aquel taxi y, pretextando una visita a un familiar, pidió al conductor que se detuviera en medio de un tranquilo suburbio residencial.
Una vez sola en el taxi, la señora Yamamoto se sorprendió un poco por la brusca determinación tomada por la señora Matsumura a consecuencia de su broma. Observó el reflejo de la señora Matsumura en el vidrio y, en aquel preciso momento, vio cómo sacaba la perla de su cartera.
En el transcurso de la reunión la señora Yamamoto había sido la primera en recibir su parte de torta. Había agregado a su plato una bolita plateada que había rodado sobre la mesa y al volver a su asiento antes que las demás, advirtió que la bolita en cuestión era una perla. En el mismo momento de descubrirlo, concibió un plan malicioso.
Mientras las demás invitadas se preocupaban por la torta, deslizó la perla dentro del bolso que aquella hipócrita e insufrible señora Matsumura había dejado sobre la silla vecina.
Desamparada, en el barrio residencial donde había pocas probabilidades de conseguir un taxi, la señora Matsumura se entregó a oscuras reflexiones acerca de su posición.
En primer lugar, aun cuando fuera absolutamente necesario para descargo de su conciencia, sería una vergüenza ir a removerlo todo de nuevo cuando las demás habían llegado a tales extremos para arreglar las cosas satisfactoriamente. Por otra parte, sería peor si, con tal proceder, hiciera recaer injustas sospechas sobre ella misma.
No obstante estas consideraciones, si no se apresuraba en devolver la perla, desperdiciaría una ocasión única. Si lo dejaba para el día siguiente (el sólo pensarlo hizo sonrojar a la señora Matsumura) la devolución daría lugar a dudas y especulaciones. La propia señora Azuma había formulado una insinuación acerca de esta posibilidad.
Fue entonces cuando, con gran alegría, la señora Matsumura concibió el plan magistral que dejaría en paz a su conciencia y, al mismo tiempo, la libraría del riesgo de exponerse a injustas sospechas.
Aceleró el paso y, al llegar a una calle más transitada, llamó a un taxi y ordenó al conductor llevarla a un conocido negocio de perlas en Ginza. Allí mostró la perla al vendedor y le pidió una algo más grande y de mejor calidad. Una vez efectuada la compra, volvió hasta la casa de la señora Sasaki.
El plan de la señora Matsumura era entregar la perla recién comprada a la señora Sasaki, diciéndole que la había encontrado en el bolsillo de su chaqueta. Su anfitriona la aceptaría y, después, intentaría hacerla calzar en el anillo. Al tratarse de una perla de distinto tamaño no coincidiría con el anillo, y la señora Sasaki, desconcertada, intentaría devolverla, cosa que no pensaba aceptar la señora Matsumura.
La señora Sasaki no podría sino pensar que aquélla se comportaba así para proteger a otra persona: "Sin duda la señora Matsumura ha visto robar la perla por una de las otras tres señoras. Será, pues, mejor olvidar todo el asunto; pero, al menos, de mis invitadas puedo estar segura de que la señora Matsumura está totalmente exenta de culpa. ¿Quién ha oído jamás que un ladrón robe algo y luego lo reemplace por algo similar y de mayor valor?"
Con esta estratagema la señora Matsumura se proponía escapar para siempre de la infamia de la sospecha y de igual manera -mediante un pequeño desembolso- de los remordimientos de una conciencia intranquila.
Volvamos a las otras señoras. Ya en su casa, la señora Kasuga seguía sintiéndose lastimada por las crueles bromas de la señora Azuma. Para librarse de un cargo tan ridículo como aquél, debía actuar antes del día siguiente, pues si no sería demasiado tarde. Para probar realmente que no había comido la perla, era, pues, necesario que la perla apareciera de alguna manera.
En resumen, si podía exhibir de inmediato la perla a la señora Azuma, por lo menos su inocencia respecto a la hipótesis gastronómica quedaría firmemente demostrada.
Si esperaba hasta el día siguiente, aun cuando se las arreglara para mostrar la perla, se interpondría inevitablemente la vergonzosa e innombrable sospecha.
La habitualmente tímida señora Kasuga abandonó apresuradamente su domicilio al cual acababa de regresar e inspirada por el coraje que confiere obrar con ímpetu, se apuró en llegar a un comercio de Ginza donde eligió y compró una perla que, a su parecer, era más o menos del mismo tamaño que las bolitas plateadas de la torta.
Llamó por teléfono a la señora Azuma. Le explicó que, al volver a su casa, había descubierto entre los pliegues del moño de su faja la perla perdida por la señora Sasaki y que le causaba cierta vergüenza ir a devolverla. ¿Sería tan amable la señora Azuma como para acompañarla lo más pronto posible?
Para sus adentros la señora Azuma reflexionó en que aquella historia era poco verosímil, pero por tratarse del pedido de una buena amiga, accedió a él.
La señora Sasaki aceptó la perla que le llevara la señora Matsumura y, asombrada de que no se ajustara a su anillo, pensó, agradecida, exactamente lo que la señora Matsumura había deseado que pensara.
Se sorprendió, sin embargo, cuando una hora más tarde llegó la señora Kasuga, acompañada por la señora Azuma, y le devolvió otra perla.
La señora Sasaki estuvo a punto de mencionar la visita anterior, pero se contuvo a último momento y aceptó la segunda perla tan tranquilamente como pudo. No dudaba de que ésta se ajustaría al engarce y, tan pronto como partieron sus amigas, se apuró a probarla en el anillo.
Era demasiado chica. Frente a este descubrimiento, la señora Sasaki enmudeció.
En el viaje de regreso ambas señoras se encontraron frente a la imposibilidad de saber lo que pensaba la otra, y aunque sus encuentros solían ser alegres y locuaces, en aquella oportunidad cayeron en un largo silencio.
La señora Azuma, que actuaba con perfecto conocimiento del asunto, sabía a ciencia cierta que no se había tragado la perla.
Había sido simplemente para eludir una situación embarazosa para todas que, en la fiesta, se había declarado culpable. En especial, la había guiado el deseo de aclarar la situación de una amiga que, por su inquietud, había transmitido cierta sensación de culpabilidad. ¿Qué podía pensar ahora? Más allá de la peculiar actitud de la señora Kasuga y del procedimiento de hacerse acompañar por ella para devolver la perla, presentía algo mucho más profundo. Quizá la intuición de la señora Azuma había ubicado el punto débil de su amiga y, al descubrirlo, la acorralaba transformando una cleptomanía inconsciente e impulsiva en un grave desorden mental.
Por su parte, la señora Kasuga todavía abrigaba sospechas de que la señora Azuma se hubiera tragado realmente la perla y de que su confesión en la fiesta fuera verdadera. De ser así, resultaría imperdonable de parte de la señora Azuma haberse burlado de ella tan cruelmente. Su timidez había contribuido a la sensación de pánico que la había impulsado a hacer aquella pequeña farsa a más de gastar una buena suma. ¿No era entonces una maldad de parte de la señora Azuma, después de todo ello, negarse a confesar que había comido la perla? Si la inocencia de la señora Azuma era fingida, la señora Kasuga, al representar tan esmeradamente su papel, aparecería ante sus ojos como el más ridículo de los actores de segundo orden.
Pero retornemos a la señora Matsumura. Al regresar de casa de la señora Sasaki y después de haberla obligado a aceptar la perla, la señora Matsumura se sintió algo más tranquila y pudo analizar, detalle por detalle, los acontecimientos del incidente.
Estaba segura, al levantarse en busca de su trozo de torta, de haber dejado su cartera sobre la silla. Luego, al comerla, había empleado servilletas de papel, con lo que se descartaba la necesidad de abrir el bolso en busca de un pañuelo. Cuanto más lo pensaba, menos recordaba haber abierto su cartera hasta el momento de empolvarse en el taxi. ¿Cómo era posible, entonces, que la perla se hubiera introducido en un bolso cerrado?
En aquel momento comprendió la tontería de no haber tenido en cuenta ese simple detalle en vez de atemorizarse al encontrar la perla. Llegada a este punto de su razonamiento, un súbito pensamiento la dejó atónita. Alguien había colocado la perla en su bolso con absoluta premeditación, a fin de comprometerla. Y de las cuatro invitadas a la reunión, la única que podía haberlo hecho era, sin duda, la detestable señora Yamamoto.
Con los ojos encendidos por la ira, la señora Matsumura fue hasta la casa de la señora Yamamoto.
Al verla aparecer en su puerta, la señora Yamamoto supo inmediatamente lo que la había llevado hasta allí y preparó su defensa.
Desde el primer instante, el interrogatorio de la señora Matsumura fue inesperadamente severo, y dejó traslucir claramente que no aceptaría evasivas.
-Has sido tú. Nadie podría haber hecho semejante cosa -comenzó la señora Matsumura.
-¿Por qué yo? ¿Qué pruebas tienes? Supongo que si vienes a echarme esto en cara, es porque tienes todos los elementos de juicio, ¿no es cierto? -la señora Yamamoto se mantenía en una rígida compostura.
La señora Matsumura respondió que la señora Azuma, al echarse las culpas por lo sucedido con tanta nobleza, no podía tener ninguna relación con tan ruin proceder, y que, en cuanto a la señora Kasuga, no tenía las agallas necesarias para un juego tan peligroso. Quedaba, pues, una sola incógnita: la señora Yamamoto.
Ésta guardó silencio con la boca cerrada como una ostra. Frente a ella, la perla traída por la señora Matsumura brillaba suavemente. El té de Ceilán que había preparado tan cuidadosamente comenzaba a enfriarse.
-No pensaba que me odiaras tanto -la señora Yamamoto se enjugó las comisuras de los ojos, pero resultó evidente que la señora Matsumura estaba resuelta a no dejarse ablandar por las lágrimas.
-Bueno, voy a decirte algo que jamás pensé decir -continuó la señora Yamamoto-. No voy a mencionar nombres, pero una de las invitadas...
-¿Con eso quieres hablar de la señora Kasuga o de la señora Azuma?
-Por favor, por lo menos déjame omitir su nombre. Como te decía, una de las invitadas estaba abriendo tu bolso e introduciendo algo en él cuando yo, inadvertidamente, miré en aquella dirección. ¡Puedes imaginarte mi desconcierto! Aun cuando me hubiera sentido capaz de prevenirte, no habría siquiera tenido la oportunidad de hacerlo. Comencé a sentir palpitaciones y más palpitaciones. Y en el viaje en el taxi... ¡oh, qué horror no poder hablarte! Si hubiéramos sido buenas amigas, no hubiera dudado en contártelo con absoluta franqueza, pero como aparentemente yo no te gusto...
-Comprendo. Has sido muy considerada, y ahora le estás echando hábilmente las culpas a las señoras presentes, ¿verdad?
-¿Culpar a otro? ¿Cómo puedo hacerte comprender mis sentimientos? Sólo quería evitar el herir a alguien...
-Está bien. Pero no te importó herirme a mí, ¿no es cierto? Por lo menos podrías haber mencionado todo esto en el taxi.
-Probablemente lo hubiera hecho si tú hubieras tenido la franqueza de mostrarme la perla cuando la encontraste en tu cartera. Preferiste, en cambio, bajar del coche sin decir una palabra
Por primera vez la señora Matsumura no supo qué contestar.
-¿Comprendes, entonces, lo que quise hacer? Lo importante era no herir a nadie.
La señora Matsumura se sintió invadida por una intensa ira.
-Si vas a endilgarme una serie de mentiras como ésta, voy a pedirte que las repitas esta noche frente a las señoras Azuma y Kasuga y en mi presencia.
Al escuchar esto, la señora Yamamoto rompió a llorar.
-Gracias a ti, todos mis esfuerzos por no herir a nadie fracasarán... -sollozó.
Para la señora Matsumura era una experiencia nueva verla llorar y, aunque se repitió firmemente que no iba a dejarse engañar por aquellas lágrimas, no pudo evitar el pensamiento de que, al no probarse nada concreto, quizás podría haber algo de verdad en las afirmaciones de la señora Yamamoto.
Para ser más objetivos, si se aceptaba el relato de la señora Yamamoto como cierto, el rehusarse a revelar el nombre de la culpable traslucía cierta grandeza de alma. Y, de la misma manera, tampoco se podía asegurar que la gentil y, en apariencia, tímida señora Kasuga no pudiera sentirse inclinada a realizar un acto malicioso. Del mismo modo, el indudable rechazo existente entre ella y la señora Yamamoto podía, según se miraran las cosas, ser considerado como un atenuante en la culpa de la señora Yamamoto.
-Tenemos naturalezas diferentes -continuó la señora Yamamoto entre lágrimas- y no puedo negar que hay en ti ciertas cosas que no me gustan. Pero, a pesar de todo, es espantoso que puedas sospechar que necesito valerme de una artimaña tan baja contra ti... No obstante, pensándolo mejor, el someterme a tus acusaciones será la mejor forma de demostrar lo que he sentido hasta ahora en todo este asunto. En esta forma, yo sola cargaré con la culpa y nadie más se sentirá herido.
Una vez concluido este discurso patético, la señora Yamamoto inclinó su cabeza sobre la mesa y se abandonó a un llanto incontrolable.
Al contemplarla, la señora Matsumura comenzó a reflexionar sobre lo impulsivo de su propio comportamiento. Al dejarse cegar por su antipatía hacia la señora Yamamoto, había perdido la serenidad indispensable para manejar su castigo.
Cuando, después de sollozar prolongadamente, la señora Yamamoto alzó la cabeza nuevamente, la expresión a la vez pura y remota de su rostro se hizo visible aun para su visitante.
Un poco asustada, la señora Matsumura se puso tiesa contra el respaldo de la silla.
-Esto no debería haber sucedido nunca. Cuando desaparezca, todo permanecerá como antes.
Al hablar enigmáticamente, la señora Yamamoto sacudió su hermosa cabellera y clavó una mirada terrible, aunque fascinante, sobre la mesa. En un segundo, tomó la perla que estaba frente a ella y, con gran determinación, se la metió en la boca. Alzando la taza con el meñique elegantemente estirado, se tragó la perla con un sorbo de té de Ceilán frío.
La señora Matsumura la observaba con espantada fascinación. Todo había sucedido sin darle tiempo a protestar. Era la primera vez que veía a alguien tragarse una perla. Además, en la conducta de la señora Yamamoto había algo de la desesperación que se supone puede embargar a quienes ingieren un veneno.
Sin embargo, aunque el acto era heroico, aquél no era más que un incidente conmovedor. La señora Matsumura se encontró con que no sólo su enojo se había disuelto en el aire, sino que la pureza y simplicidad de la señora Yamamoto la hacían considerarla ahora como a una santa.
Los ojos de la señora Matsumura también se llenaron de lágrimas y tomó la mano de la señora Yamamoto.
-Te ruego que me perdones -dijo-, me he equivocado.
Lloraron juntas durante un buen rato, entrelazaron sus dedos y juraron ser, desde aquel momento, las mejores amigas.
Cuando la señora Sasaki se enteró de que las tirantes relaciones entre la señora Yamamoto y la señora Matsumura habían mejorado notablemente y de que la señora Azuma y la señora Kasuga habían enfriado su vieja y sólida amistad, no pudo explicarse las cosas y se limitó a pensar que todo era posible en este mundo.
Fuera como fuera, siendo una mujer sin demasiados escrúpulos, la señora Sasaki pidió a un joyero que remodelara su anillo en un formato en el cual se pudieran engarzar dos nuevas perlas, una grande y una chica, y lo usó sin complejos, sin ulteriores incidentes.
Al poco tiempo había olvidado las conmociones de aquel cumpleaños, y cuando alguien se interesaba por su edad, contestaba con las eternas mentiras de siempre.

jueves, 18 de junio de 2009

Lecturas autores consagrados: Yukio MISHIMA, pintores (selección: Juana Castillo).

Jo-no-mai por Uemura Shoen

Pintores japoneses. Época moderna


En el período Meiji (1868-1912) se inicia una profunda renovación cultural, social y tecnológica en Japón, que se abre más al exterior y empieza a incorporar los nuevos adelantos conseguidos en Occidente. La arquitectura presenta una doble dirección, la tradicional (templos de Heian Jingu y de Meiji, en Tokyo) y la de influencia europea, que incorpora las nuevas tecnologías (Museo Yamato Bunkakan, de Isohachi Yoshida, en Nara). También trabajan arquitectos extranjeros, como Frank Lloyd Wright (Hotel Imperial, Tokyo). Como representantes de la arquitectura japonesa contemporánea cabe destacar a Kenzō Tange (Centro de la Paz, Hiroshima) y Arata Isozaki (Museo de Arte de Kitakyūshū), autor también del Palau Sant Jordi en Barcelona.
La pintura también sigue dos corrientes, tradicional (Nihonga) y occidentalista (Yōga), aunque independiente de ambas descuella la figura de Tomioka Tessai. La pintura tradicionalista está representada por Shunsō Hishida, Taikan Yokoyama y Kanzan Shimomura. La pintura de corte europeísta sigue las distintas corrientes que se van produciendo en el arte occidental a lo largo del siglo XX: el grupo Hakubakai recoge la influencia impresionista; la pintura abstracta tiene como figuras principales Takeo Yamaguchi y Masanari Murai; entre los artistas figurativos destacan Z. Kojima, K. Wakita y S. Tokuoka. Algunos artistas se establecerán fuera de su país, como Genichiro Inokuma en Estados Unidos y Tsuguharu Fujita en Francia.
En escultura existe igualmente la dualidad tradición-vanguardia, destacando los nombres de Y. Kinuchi, G. Sato y T. Yamamoto, además de los abstractos M. Horiuchi, R. Mukai y Y. Mizui, este último afincado en Francia. También cabe citar la colaboración de Etsuro Sotoo en la decoración escultórica de la Sagrada Familia, en Barcelona.
Más recientemente, tuvo bastante renombre dentro del llamado arte de acción el grupo Gutai, que asimila la experiencia de la Segunda Guerra Mundial a través de acciones cargadas de ironía, con un gran sentimiento de crispación y una agresividad latente; destacan Jirō Yoshihara, Sadamasa Motonaga, Shozo Shimamoto, Saburō Murakami, Katsuō Shiraga, Seichi Sato, Akira Ganayama y Atsuko Tanaka.
http://es.wikipedia.org/wiki/Arte_japon%C3%A9s


Lakeside


Período Shōwa
La pintura japonesa a principios de la Era Shōwa estuvo ampliamente dominada por Yasurio Sotaro y Umehara Ryuzaburo, quienes introdujeron los conceptos de arte puro y pintura abstracta a la tradición Nihonga, creando por consiguiente una versión más interpretativa de éste género. Esta tendencia fue considerablemente desarrollada por Tsuguharu Foujita y la sociedad Nika para abarcar el surrealismo. Asimismo para promover estas tendencias, la asociación de arte independiente (Dokuritsu Bijutsu Kyokai) fue establecida en 1931.
Durante la Segunda Guerra Mundial, los controles gubernamentales japoneses y la censura permitieron únicamente la expresión de temas patrióticos. Muchos artistas fueron reclutados en el proyecto de propaganda política del gobierno, y se promovió la crítica sin juicio emocional de sus trabajos.
En el período de postguerra se creó la Academia de Arte Japonés (1937) promovida por el gobierno y la cual abarcaba los estilos Nihonga y Yōga. Las exhibiciones patrocinadas por el gobierno habían cesado, y se dio inicio a las exposiciones privadas como la Nitten, que eran incluso de una mayor escala. A pesar que la Nitten fue en principio organizada por la Academia de Arte de Japón, desde el año 1958 empezó a ser administrada por una corporación privada.
Entre los artistas más importantes de la era Shōwa se encuentran:
Sotaro Yasui (1881-1955)
Kobayashi Kokei (1883-1957)
Yasuda Yukihiko (1884-1978)
Tsuguharu Foujita (1886-1968)
Umehara Ryuzaburo (1888-1986)
Ogura Yuki (1895-2000)
Kaii Higashiyama 1908-1999
Período contemporáneo
Después de la Segunda Guerra Mundial, los pintores, calígrafos y grabadores prosperaron en las grandes ciudades, particularmente en Tokio, y pusieron su interés en los mecanismos de la vida urbana, reflejado en las parpadeantes luces, los colores neón, y el paso frenético de sus abstracciones. Todos los "ismos" del mundo del arte de Nueva York y París fueron fervorosamente adoptados. Después de las abstracciones de los años 1960, en los años 1970 se volvió al realismo fuertemente favorecido por los movimientos de arte "op" y "pop", que fueron plasmados en las obras artísticas de Shinohara Ushio en los años 1980. Muchos de los artistas destacados del vanguardismo trabajaban en Japón y en el extranjero, siendo en muchos casos ganadores de premios internacionales. Estos artistas sentían que no había nada japonés en sus trabajos, y que de hecho pertenecían a la escuela internacional. A finales de los años 1970, la búsqueda de las cualidades japonesas y de un estilo nacional causó que muchos artistas revaluasen su ideología artística y diesen su espalda a lo que algunos consideraban como las "superficiales" formulas de occidente. Las pinturas contemporáneas que seguían un estilo moderno comenzaron a ser realizadas mediante el uso deliberado de las formas, recursos e ideologías tradicionales del arte japonés. Numerosos artistas mono-ha se dedicaron a la pintura con el objetivo de capturar los matices tradicionales de la disposición espacial, la armonía del color y el lirismo.
http://es.wikipedia.org/wiki/Pintura_de_Jap%C3%B3n

Lecturas autores consagrados: Yukio MISHIMA, música (selección: Juana Castillo).

Toru Takemitsu - Waltz, from the movie "The Face of Another" (Toru Takemitsu - Vals de la película "La cara de otro").




"Autumn Fantasy" by Minoru Miki 1/2 <秋の曲・序章>三木稔作曲 ("Fantasía de otoño" por Minoru Miki).




Kitaro - The Silk Road (Kitaro - La calle de seda).

lunes, 15 de junio de 2009

Lecturas autores consagrados: Yukio MISHIMA, músicos japoneses contemporáneos. Por Pepi NÚÑEZ PÉREZ.

Músicos de la época de Yukio Mishima‏
Pepi Núñez Pérez


TORU TAKEMITSU (1930-1996)
Definitivamente el compositor más destacado del Japón. Su carrera fue muy particular ya que al no estudiar música en una academia, en todas sus composiciones se demuestra la amplitud y al mismo tiempo particularidad de su personalidad y su lenguaje musical.
Por un lado fue un notable experimentador y constante buscador de nuevas sonoridades, escribiendo bandas sonoras para directores tales como Kurosawa, Imamura y Teshigahara, piezas vanguardistas para cinta magnetofónica o para la orquesta de música cortesana Gagaku, y por otro lado un romántico y abierto admirador de la música popular, lo que es más que evidente en sus transcripciones de canciones de los Beattles o en su hermosa colección de canciones pop titulada Song Book, en la que también utiliza poemas de su propia creación. Se puede decir que fue uno de los pioneros en la búsqueda de lenguajes que reúnen tanto lo oriental como lo occidental. Su más afamada pieza en este sentido, November Steps para laúd Biwa, flauta de bambú Shakuhachi y orquesta, fue comisionada por la Filarmónica de Nueva York para la celebración de los 125 anos de la fundación de esa agrupación.
A pesar de expresar cierto rechazo en algunos de sus primeros escritos por la música tradicional japonesa -la cual decía le traía recuerdos amargos de la guerra- sus composiciones con lenguaje contemporáneo en las que emplea instrumentos tradicionales, hicieron que compositores jóvenes de su país, al igual que algunos compositores occidentales, se dieran cuenta de la inmensa riqueza sonora y estética que proporcionaba la música japonesa para la búsqueda de nuevos lenguajes. Esto inicia un período muy interesante en donde compositores como el afamado alemán Karlhein Stockhausen encontrarán interés por lo japonés.

---o0o---


MINORU MIKI (1930)
Nació en Tokushima, Japón, en 1930 y se graduó en composición en la Universidad Nacional de Música y Artes de Tokyo (Tokyo Geijutsu Daigaku).
El proyecto más largo en la vida del maestro Miki es "Minoru Miki, serie de ocho óperas sobre la historia de Japón". En 1975 escribió su primera ópera, Shunkin-Sho y obtuvo el premio Giraud Opera Prize. Shunkin-sho tuvo muchas producciones en Japón y también se presentó con éxito en el Festival de Ópera Savonlinna en 1990. En 1979 escribió su siguiente ópera, An Actor's Revenge, la cual fue comisionada por el English Music Theater y estrenada a nivel mundial en inglés (1981, USA; 1984, en japonés en Japón; 1987, estreno alemán en alemán). En 1985 el maestro Miki compuso su tercera ópera, Jôruri, comisionada y estrenada por el Teatro de la Ópera de Saint Louis (OLSL) en inglés para el aniversario de su décima temporada. Sus siguientes óperas tornan su atención hacia la época antigua y medieval. Su cuarta ópera, Wakahime de 1991 (2005, versión en inglés) y su quinta ópera, Shizuka y Yoshitsune de 1993 fueron compuestas en gran formato. Su sexta ópera, El Río Sumida/Kusabira fue escrita en 1995 como una ópera de cámara doble. Su séptima ópera, la Historia de Genji -1999-, comisionada por OTSL para la temporada del 25 aniversario, tuvo su estreno por esta compañía en 2000, y su estreno japonés en septiembre de 2001. Luego de completar su octava ópera, Ai-en, en julio de 2005, que fue comisionada por el Teatro de la Ópera Nacional del Japón (Nuevo Teatro Nacional), y tuvo su estreno mundial en febrero de 2006, finalmente se conectó toda su gran serie de óperas sobre el tema de la historia del Japón que cubrió desde el siglo V hasta el siglo XIX.
---o0o---

KITARO. (Nació como Masanori Takahashi (高橋正則 Takahashi Masanori) el 4 de febrero de 1953, en Toyohashi, Prefectura de Aichi, Japón) es compositor y multi-instrumentista. Su nombre artístico le fue dado por sus amigos posteriormente, quienes lo sacaron de un personaje de una caricatura de la televisión japonesa llamado Kitarō, de GeGeGe no Kitaro. Él es hijo de una familia de granjeros sintoístas.
Kitaro es sin duda el compositor japonés más conocido en todo el mundo, aunque utilice un sintetizador. Su música llamada de la Nueva Era se escucha desde hace muchos años. Su banda sonora para la serie de documentales La ruta de la seda fue uno de los discos más vendidos a nivel mundial.
Ver más en: http://es.wikipedia.org/wiki/Kitaro

Sólo encontré estas dos biografías, de mi cuenta he añadido a Kitaro, por ser muy popular desde hace años.

Lecturas autores consagrados: Yukio MISHIMA, literatos japoneses contemporáneos. Por Consuelo GÓMEZ GONZÁLEZ.

LITERATOS JAPONESES DE LA POSGUERRA – CONTEMPORANEOS DE YUKIO MISHIMA

Consuelo Gómez

Después de la segunda guerra mundial la literatura japonesa llega a ser reconocida como una de las más vitales de la literatura mundial.
Los escritores japoneses contemporáneos de Yukio Mishima son considerados la 2ª generación de la posguerra. Los más importantes son:


YASUNARI KAWABATA (1899-1972)
Es un lector compulsivo y apasionado por la literatura japonesa tradicional y por la novela europea contemporánea. Fue el primer escritor japonés que recibió el Premio Novel de literatura en 1968 y había recibido la medalla de Goethe en 1959.
OBRAS:
PAIS DE NIEVE–1947. EL CLAMOR DE LA MONTAÑA-1949-54. BELLAS ADORMECIDAS-1961. MIL GRULLAS-1959. EL MAESTRO DE GO-1972. CORRESPONDENCIA-1945-70 (Abarca 25 años de correspondencia entre Kawabata y Mishima. Para éste el primero era un maestro. Ambos se suicidaron con dos años de diferencia). LO BELLO Y LO TRISTE-1965. PRIMERA NIEVE EN EL MONTE FUJI-1958 y DIARIO INTIMO DE MI DECIMOSEXTO CUMPLEAÑOS-1925 es considerada su primera obra literaria.

---o0o---
JUNICHIRO TANIZAKI, (1896-1965)
Fue colaborador en la revista Literaria de MITA. Su obsesión por la modernidad occidental y por lo erótico sensual marca sus obras, entre las que se destacan las siguientes:
ALGUNOS PREFIEREN ORTIGAS-1929. RELATO DE UN CIEGO-1931. ELOGIO DE UNA SOMBRA-1933. HISTORIA DE SUNKIN-1933. LA LLAVE-1965. EL TATUADOR-1910 fue su primer cuento.
---o0o---

ABE KOBO (1924-1993)
Su característica principal es el existencialismo y relato del absurdo. Era médico de carrera aunque nunca ejerció y sus obras mas destacadas son:
UNA COLECCIÓN DE POEMAS-1947, LA SEÑAL DE TRAFICO AL FINAL DE LA CALLE -1948 y LA MUJER DE ARENA-1962.

Ver más en: http://es.wikipedia.org/wiki/K%C5%8Db%C5%8D_Abe
---o0o---


KENZABURO OE (1935-20__)
Fue el segundo escritor japonés en recibir el Premio nobel de literatura en 1994.
Tiene un hijo deficiente mental al que dedica UNA CUESTION PERSONAL-1964, que habla de sus relaciones con él.
Otras de sus principales obras son:
LA PRESA-1958. En esta novela denuncia el militarismo japonés, PREMIO AKUTAGAWA. EL GRITO SILENCIOSO-1967. DINOS COMO SOBREVIVIR A LA LOCURA-1969. JUEGOS CONTEMPORANEOS-1979. A VECES EL CORAZON DE LA TORTUGA-1982. DESPERTAD OH JOVENES DE LA NUEVA ERA-1983. LA TORRE DE TRATAMIENTO-1990 y, SALTO MORTAL-1999.
Ver más en: http://es.wikipedia.org/wiki/Kenzaburo_Oe

domingo, 14 de junio de 2009

Lecturas autores consagrados: Yukio MISHIMA, breve historia de la época, por Isabel FRAILE HERNANDO.

El Fujiyama - Imagen obtenida en Internet

Trabajo sobre la historia de la época de MISHIMA en Japón (años 1900-1970)
Isabel Fraile


La occidentalización de Japón aumentó la necesidad del país de obtener materias primas. Además, el nacionalismo japonés se había incrementado en torno a la figura del Mikado. Estas circunstancias enfrentaron a Japón contra China y contra Rusia en la Guerra ruso-japonesa de 1905, al final de la cual consiguieron el control de la isla de Sajalín. Al llegar el siglo XX, Japón estaba bastante más industrializado que cuando inició su apertura económica, hecho que se demostró al duplicarse su población en menos de un siglo gracias a la alta natalidad.
Durante la Primera Guerra Mundial Japón luchó en el bando de la Triple Entente y ocupó militarmente las islas de Oceanía que pertenecían a Alemania, quedándoselas definitivamente después de los tratados de paz. Estas islas se convirtieron en la base de lo que los japoneses querían convertir en un gran imperio oceánico. Para esto invadieron Manchuria en 1933, creando el Manchukuo, para continuar después con su invasión sobre China en 1937. Esta expansión militarista chocaba frontalmente con los intereses de Estados Unidos, por lo que las relaciones entre ambos países se enfriaron. El año 1941 los japoneses atacaron el puerto estadounidense de Pearl Harbor, lo que los llevó a enfrentarse en el marco de la Segunda Guerra Mundial, que terminaron perdiendo los japoneses, luego de que las ciudades de Hiroshima y Nagasaki fueran arrasadas por sendas bombas atómicas. Japón capituló, y el Mikado Hirohito se vio obligado a renunciar a sus pretensiones de divinidad.


Japón después del Imperio.
En 1947 se dio una constitución de corte más bien liberal, aunque conservando al Mikado como símbolo de la unidad nacional japonesa. La paz fue firmada oficialmente en 1951, y ese año terminó la ocupación militar estadounidense en Japón. El país inició entonces un enorme esfuerzo modernizador en el área económica, que lo llevó a transformarse en gran productor de tecnología, y a convertirse en una de las mayores potencias económicas del planeta.

Lecturas autores consagrados: Yukio MISHIMA, biobibliografía, por Juana CASTILLO ESCOBAR.

Yukio Mishima (agachado) y Shintaro Ishihara
(Imagen obtenida en Internet)
Yukio Mishima

Nacimiento: 14 de enero de 1925 en Shinjuku,Tokio.
Defunción: 25 de noviembre de 1970, en Tokio.
Seudónimo: Kimitake Hiraoka.
Ocupación: novelista, dramaturgo.
Nacionalidad: japonés.
Período: 1944-1970.
Yukio Mishima (三島由紀夫, Mishima Yukio?), de verdadero nombre Kimitake Hiraoka (平岡公威, Kimitake Hiraoka?), fue un escritor y dramaturgo japonés nacido en Tokio el 14 de enero de 1925 y muerto el 25 de noviembre de 1970.

Biografía.- Yukio Mishima 1931. Hijo de Azusa Hiraoka, secretario de Pesca del Ministerio de Agricultura. Pasó los primeros años de su infancia bajo la sombra de su abuela, Natsu, que se lo llevó y lo separó de su familia inmediata durante varios años. Natsu provenía de una familia vinculada a los samurai de la era Tokugawa, ella mantuvo aspiraciones aristocráticas -el nombre de juventud de Mishima, "kimitake", significa "príncipe guerrero"- aún después de casarse con el abuelo de Mishima, un burócrata que había hecho su fortuna en las fronteras coloniales. Tenía mal carácter y se exacerbó por su ciática. El joven Mishima acudía a masajearla para aliviar su dolor. Ella tenía tendencia a la violencia, incluso con salidas mórbidas cercanas a la locura que serán posteriormente retratadas en algunos escritos de Mishima. Algunos biógrafos opinan que Natsu favoreció la fascinación de Mishima por la muerte. Ella leía francés y alemán, y tenía un exquisito gusto por el Kabuki. Natsu no permitía que Mishima jugase a la luz del sol, practicase algún deporte o que tuviera juegos rudos con otros chicos de su edad. Prefería que pasase su tiempo solo o jugando a las muñecas con sus primas, incluso se habla de unos escritos de primera juventud que su padre rompió ante la mirada del joven Mishima.
Exento del servicio militar por sufrir tuberculosis, no participó en la guerra, suceso que él mismo entendió como una humillación.
Generacionalmente es considerado parte de la “segunda generación” de escritores de posguerra, junto con Kobo Abe.
Yukio Mishima y Shintaro Ishihara. Su ensayo más importante, Bunka boueiron (En defensa de la cultura), defendía la figura del Emperador, como la mayor señal de identidad de su pueblo. Más tarde formaría la Sociedad del Escudo (Tatenokai), con un fastuoso uniforme que él mismo diseñó y en el que pretendía reencarnar los valores nacionales de "su" Japón tradicional.
Durante los años 60 escribió sus más importantes novelas.
Dentro de estas obras, destaca su tetralogía El mar de la fertilidad, compuesta de las novelas Nieve de primavera, Caballos desbocados, El templo del alba y La corrupción de un ángel (esta última editada póstumamente), que, en su conjunto, constituyen una especie de testamento ideológico del autor, que se rebelaba contra una sociedad para él sumida en la decadencia moral y espiritual.
La mañana del "incidente" del 25 de noviembre de 1970, Mishima llevaba la última parte de esta tetralogía a su editor. Después se dirigió junto con los miembros de su grupo a un cuartel del ejército que ocuparon, y tras un discurso a la tropa, él y su compañero Masakatsu Morita se suicidaron mediante seppuku. Mishima realizó su seppuku en el despacho del General Kanetoshi Mashita. Su kaishaku (asistente) trató 3 veces de decapitarlo sin éxito. Finalmente, fue Hiroyasu Koga quien realizó la decapitación. Posteriormente, Masakatsu Morita intentó realizar su propio seppuku. Aunque sus cortes fueron poco profundos para ser fatales, hizo una señal a Koga para que también le decapitase.
Con su muerte desapareció uno de los críticos más lúcidos de la sociedad japonesa de posguerra, un artista superdotado y que marcó señaladamente un rumbo en la historia de la literatura japonesa contemporánea.

Estudios y primeros trabajos. A la edad de doce años, Mishima comenzó a escribir sus primeras historias. Leyó con voracidad las obras de Wilde, Rilke, y numerosos clásicos japoneses. Aunque su familia no era tan rica como las de los otros estudiantes de su colegio, Natsu insistió en que asistiera a la elitista Escuela Peers (donde acudía la aristocracia japonesa, y de forma eventual, plebeyos extremadamente ricos).
Después de seis años de colegio desdichados, continuaba siendo un adolescente frágil y pálido, aunque empezó a prosperar y se convirtió en el miembro más joven de la junta editorial en la sociedad literaria de la escuela. Fue invitado a escribir un relato para la prestigiosa revista literaria, Bungei-Bunka (Cultura literaria) y presentó Hanazakari no Mori (El bosque en todo su esplendor). La historia fue publicada en forma de libro en el año 1944, aunque en una pequeña tirada debido a la escasez de papel en tiempo de guerra.
Mishima fue llamado a filas de la Armada japonesa durante la Segunda Guerra Mundial. Cuando pasó la revisión médica coincidió con que estaba resfriado, y de forma espontánea le mintió al doctor de la armada sobre que tenía síntomas de tuberculosis y debido a ello fue declarado incapacitado. Aunque a Mishima le alivió mucho el no tener que ir a la guerra, continuó sintiéndose culpable por haber sobrevivido y haber perdido la oportunidad de una muerte heroica.
Aunque su padre le había prohibido escribir ninguna historia más, Mishima continuó escribiendo en secreto cada noche, apoyado y protegido por su madre Shizue, quien era siempre la primera en leer cada nueva historia. Después de la escuela, su padre, que simpatizaba con los nazis, no le permitiría ejercer una carrera de escritor, y en lugar de ello le obligó a estudiar Ley alemana. Asistiendo a lecturas durante el día y escribiendo durante la noche, Mishima se graduó en la elitista Universidad de Tokio en el año 1947 en Derecho. Obtuvo un trabajo como oficial en el Ministerio de Finanzas del Gobierno y se estableció para una prometedora carrera.
Sin embargo, acabó tan agotado que su padre estuvo de acuerdo con la dimisión de Mishima de su cargo durante su primer año, para dedicar su tiempo a la escritura.

Literatura de posguerra. Mishima comenzó su primera novela, Tōzoku (Ladrones), en 1946 y la publicó en 1948, colocándose en la segunda generación de escritores de posguerra (una clasificación en la literatura japonesa moderna que agrupa a los escritores que aparecieron en la escena literaria de posguerra, entre 1948 y 1949). Le siguió Kamen no Kokuhaku (Confesiones de una máscara), una obra autobiográfica sobre un joven de homosexualidad latente que debe esconderse tras una máscara para encajar en la sociedad. La novela tuvo un enorme éxito y convirtió a Mishima en una celebridad a la edad de 24 años.
Mishima fue un escritor disciplinado y versátil. No solo escribió novelas, novelas de series populares, relatos y ensayos literarios, también obras muy aclamadas para el teatro Kabuki y versiones modernas de dramas Nō tradicionales.
Su escritura le hizo adquirir fama internacional y un considerable seguimiento en Europa y América, y muchas de sus obras más famosas fueron traducidas al inglés.
Viajó ampliamente, siendo propuesto para el Premio Nobel de Literatura en tres ocasiones, y fue pretendido por muchas publicaciones extranjeras. Sin embargo, en 1968 su primer mentor Yasunari Kawabata ganó el premio y Mishima se dio cuenta de que las posibilidades de que fuera concedido a otro autor japonés en un futuro próximo eran escasas. Se cree también que Mishima quiso dejar el premio a Kawabata, de más edad, como muestra de respeto para el hombre que lo había presentado a los círculos literarios de Tokio en la década de los 40.

Vida privada. Tras Confesiones de una máscara, Mishima trató de dejar atrás al joven hombre que había vivido solo dentro de su cabeza, continuamente coqueteando con la muerte. Intentó vincularse al mundo real y físico, realizando una estricta actividad física. En 1955, Mishima practicó entrenamiento con pesas, y no interrumpió su régimen de entrenamiento de tres sesiones por semana durante los últimos 15 años de su vida. Del material menos prometedor forjó un impresionante físico, como muestran las fotografías que se hizo. También llegó a ser muy hábil en Kendo (el arte marcial japonés de la esgrima).
Aunque visitó bares gay en Japón, Mishima permaneció como observador, y solo tuvo encuentros con hombres cuando viajó al extranjero. Después de considerar brevemente el enlace con Michiko Shoda —ella se convertiría después en esposa del Akihito— se casó con Yoko Sugiyama en 1958. En los tres años siguientes la pareja tuvo una hija y un hijo.
En el año 1967, Mishima se alistó en las Fuerzas de Autodefensa de Japón y tuvo un entrenamiento básico. Un año más tarde formó la Tatenokai (Sociedad Escudo), milicia privada compuesta sobre todo por jóvenes estudiantes patrióticos que estudiaban principios de artes marciales y disciplinas físicas y que fueron entrenados a través de las Fuerzas de Autodefensa de Japón bajo la supervisión de Mishima.
En los últimos diez años de su vida, Mishima actuó en varias películas y codirigió la adaptación de una de sus historias, Yûkoku.

Suicidio ritual. El 25 de noviembre de 1970, Mishima y cuatro miembros de la Tatenokai visitaron con un pretexto al comandante del Campamento Ichigaya, el cuartel general de Tokio del Comando Oriental de las Fuerzas de Autodefensa de Japón. Una vez dentro, procedieron a cercar con barricadas el despacho y ataron al comandante a su silla. Con un manifiesto preparado y pancartas que enumeraban sus peticiones, Mishima salió al balcón para dirigirse a los soldados reunidos abajo. Su discurso pretendía inspirarlos para que se alzaran, dieran un golpe de estado y devolvieran al Emperador a su legítimo lugar. Solo consiguió molestarlos y que le abuchearan y se mofaran de él. Como no fue capaz de hacerse oír, acabó con el discurso tras solo unos pocos minutos. Regresó a la oficina del comandante y cometió seppuku. La costumbre de la decapitación al final de este ritual le fue asignada a Masakatsu Morita, miembro de la Tatenokai. Pero Morita, del cual se rumoreaba que había sido amante de Mishima, no fue capaz de realizar su tarea de forma adecuada: después de varios intentos fallidos, le permitió a otro miembro de la Tatenokai, Hiroyasu Koga, acabar el trabajo. Morita entonces intentó el seppuku y fue también decapitado por Koga.
Otros elementos tradicionales del suicidio ritual fueron la composición de jisei, (un poema compuesto por uno mismo cuando se acerca la hora de su propia muerte), antes de su entrada en el cuartel general.
Mishima preparó su suicidio meticulosamente durante al menos un año y nadie ajeno al cuidadosamente seleccionado grupo de miembros de la Tatenokai sospechaba lo que estaba planeando. Mishima debía haber sabido que su intento de golpe jamás podría haber tenido éxito y su biógrafo, traductor, y antiguo amigo John Nathan sugiere que fue solo un pretexto para el suicidio ritual con el cual Mishima tanto había soñado. Mishima se aseguró de que sus asuntos estuvieran en orden e incluso tuvo la previsión de dejar dinero para la defensa en el juicio de los otros 3 miembros de la Tatenokai que no murieron.

Repercusión. El suicidio de Mishima ha estado rodeado de mucha especulación. En el momento de su muerte acababa de terminar el libro final de su tetralogía El mar de la fertilidad, compuesta por las novelas Nieve de primavera, Caballos desbocados, El templo del alba y La corrupción de un ángel (esta última editada póstumamente), que, en su conjunto, constituyen una especie de testamento ideológico del autor, que se rebelaba contra una sociedad para él sumida en la decadencia moral y espiritual. Fue reconocido como uno de los más importantes estilistas del lenguaje japonés de posguerra.
Mishima escribió 40 novelas, 18 obras de teatro, 20 libros de relatos, y al menos 20 libros de ensayos así como un libreto. Una gran porción de su obra se compone de libros escritos rápidamente solo por los beneficios monetarios, pero incluso no teniendo en cuenta estos, seguimos teniendo una parte sustancial de su obra.
Aunque su fin puede haber pretendido ser algún tipo de testamento espiritual, la naturaleza teatral de su suicidio, las poses cursis en las fotografías para las que posó y la ocasional naturaleza patética de su prosa seguramente han perjudicado a su legado. En las academias, tanto japonesa como anglo-americana, hoy, Mishima no tiene virtualmente voz, sobre todo porque sus opiniones de derechas no son políticamente correctas. Sin embargo, fuera de la academia las obras de Mishima siguen siendo populares tanto en Japón como en el resto del mundo.

Obras principales:
Confesiones de una máscara (仮面の告白; Kamen no kokohaku), 1948.
Sed de amor (愛の渇き; Ai no Kawaki), 1950.
Colores prohibidos (禁色; Kinjiki), 1954.
El rumor del oleaje (潮騒 Shiosai), 1956.
El pabellón de oro (金閣寺; Kinkakuji), 1956.
Después del banquete (宴のあと; Utage no ato) ,1960.
El marino que perdió la gracia del mar, (午後の曳航; Gogo no eiko), 1963.
El mar de la fertilidad (tetralogía) (豊饒の海; Hojo no umi, 1964-1970
Nieve de primavera, (春の雪; Haru no yuki).
Caballos desbocados (奔馬; Honba).
El templo del alba (暁の寺; Akatsuki no tera), .
La corrupción de un ángel (天人五衰; Tennin gosui), .
Música (音楽; Ongaku), 1972
Lecciones espirituales para los jóvenes samurais, (葉隠入門; Hagakure Nyūmon)
Su carácter narcisista le llevó a participar en representaciones teatrales, espectáculos públicos y películas como Yokoku (llamada en occidente "Patriotismo", o, en Japón, "El rito de amor y de muerte"), corto que él mismo escribió, dirigió, protagonizó y produjo. En él, representó su propio seppuku.

Obras sobre Mishima:
Mishima, película de Paul Schrader, 1985.
Vida y muerte de Yukio Mishima, por Henry Scott Stokes en 1974.
Mishima o la visión del vacío, ensayo de Marguerite Yourcenar.
Mishima, biografía escrita por John Nathan, su traductor
Mishima, o el placer de morir, análisis psicológico de Mishima por Juan Antonio Vallejo-Nágera en 1978.
Un parque, ópera de Luis de Pablo (2006) sobre un relato de Mishima.
_______
Datos biobibliográficos del autor obtenidos en Internet, en la Enciclopledia Wikipedia y en la Larousse.

jueves, 11 de junio de 2009

Colaboraciones externas: un poema de Susana ROBERTS, Argentina.

Imagen obtenida en Internet
Hijo de Hombre
Susana Roberts


¿Has dejado de respirar tus sueños?
esas raíces embotadas de lluvia de primavera
Llena de estrellas inteligentes derrumbándose
Que las raíces que anidan
Nuevas ramas crecen
Fuera de la atónita basura

rezo del hijo del hombre
donde el sol golpea
un montón de imágenes rotas
una sombra diferente bajo otra roca roja

el horizonte está lleno de violetas en baile
donde jacintos barnizan el trono
en la olvidada luz del poniente
allí manos llenas están
alimentando horas vacías
con sonidos sordos en la cabeza
durante la helada repentina de la noche.

Copyright-Susana Roberts(May 7 -09)

---o0o---
Versión en inglés

Son of Man

Have you stopped breathing your dreams?
That dull roots of spring rain
Full of falling clever stars
What the roots that clutch,
New branches grow
Out of the astounded rubbish

Son of man’s prayer

Where the sun beats
A heap of broken images
A different shadow
Under the red rock


the horizon is full of violets in dance
where hyacinths are varnishing the throne
in the forgotten light of the sunset
there full hands are feeding empty hours
With dead sounds in the head
During the sudden frost of the night.

Copyright-Susana Roberts

_______________
Biobibliografía.- SUSANA ROBERTS Nació en la Provincia de Córdoba, República Argentina, radicada en la Patagonia Argentina a partir de 1975, en la ciudad de Trelew, Chubut .Desde el 2004 viene participando en Encuentros y Congresos Nacionales, Internacionales y Mundiales: Chile, Los Ángeles, Paris, Perú, España., México Tiene publicadas mas de quince antologías nacionales, otras internacionales y mundiales y una antología en Inglés. “No More Silent Cries: ed: Spoken Vizions Entertaiment group, St Lois, USA. Participante del Diccionario Internacional de Arte y Cultura Contemporánea-Córdoba-España. Libro Editado:"Rostro-Faces", .Es miembro de: "The Cove Rincon”; Miami-USA, miembro de IFLAC – (Foro Internacional de Cultura para la Paz- sede Patagonia Argentina (y es representante en el exterior). Escritora bilingüe- BILINGUAL MCA ARGENTINA
Es miembro del Foro Internacional Peace from Harmony-Rusia.co-autor de la "Carta Magna de la Civilización en la Información "-Rusia, Miembro Poetas del Mundo- Participó en de la Semana del Cuento-Cuentos de la Patagonia-ciclo cultural-La Zubia-España.y participante Festival Mundial de Poetas ante el Senado de la Republica de Francia, en el 2005, Congresos de la Academia Mundial de Arte y Cultura(WAAC-Unesco).Publicaciones en ingles en libros y revistas mundiales: Ekaika Rasa-Taiwan, "Poems of the World" magazine-Illinois-USA.. En Rumania -Standart World Anthology of Contemporary poets-Europe-Asia-America. .Recibió premios y menciones de SADE (Asociación de Escritores Argentinos) en varias partes del país, 2do premio en la corona del poeta Eisteddfod-Trelew-Argentina.-Poema emplazado en plaza el Inmigrante-Playa Union-Chubut-Argentina-Premio de honor Junin Pais-Arg entina.Declarada huésped de honor en Tarapoto-Perú , visitante ilustre -Moyabamba-Perú e invitada de honor "Encuentro Rigoberto Meza Chunges"-Tumbes-Perú. Embajadora Universal de la Paz para Argentina del Circulo Universal de Embajadores de la Paz-Ginebra -Suiza. Es parte del jurado del I Certamen Mundial de Poesía -Distrito Aguas Verdes-Tumbes-Perú. Miembro de Remes(Red Mundial de Escritores en Español). Presidente adjunta de la Unión Hispanoamericana de Escritores-Argentina.. Miembro de Honor Sociedad de Arte de Bolivia.- Vice-Directora Iflac Arg. Miembro GHA(Global Harmony Association) Participa en revistas literarias de la web como Ave Viajera, Mundo Cultural Hispano, Blogs de Silverio, Leiro poesía, Isla Negra, Palabras Diversas, En Sentido Figurado, etc. Coorganizadora y Jurado Concurso Internacional "La Paz está cerca" IFLAC Argentina 09.

Colaboraciones externas: un relato de Delfina ACOSTA - Paraguay.


LA MISIÓN
Delfina Acosta


Tenía doce años. Empezaba a encontrar natural despertarme acosada por un pensamiento. Entonces me levantaba de la cama y me dirigía al gabinete. Allí me sentaba a escribir. Qué sé yo cuántas dudas escribía, pues -ciertamente- anotaba interrogantes. Tarea ardua aquella para una niña que debía estar en su lecho durmiendo, ya que era plena madrugada y hacía un frío espantoso. En el callejón del pueblo silbaba casi siempre un viento que obligaba a los perros callejeros a meterse debajo de los autos abandonados.
Durante el día solía permanecer huraña.
- ¿No vas a lavarte los cabellos?
- Solamente un baño.
- ¿Por qué no te peinas?
- Con un lazo bastará.
Mi existencia había tomado un rumbo literario. Cuando el sol se ponía y los elementos de la naturaleza inclinaban con fuerza a los sauces del cementerio, me apuraba la necesidad de escribir.
- Estás mal de la cabeza mi niña -me decía la nana, dirigiéndome unos ojos asustados.
Pues claro que sí; que me sentía enferma, yo lo sabía.
Pero, ¿qué trazador de versos en letras itálicas, no cae en la cuenta de que su cabeza suele ser invadida, repentinamente, por cientos de langostas?
Escribía por la tarde. Al menos había logrado ajustarme a un horario que no fuera motivo de gritos por parte de mi padre, quien al ver la luz prendida en el gabinete, perdía el sueño nocturno y se levantaba frecuentemente a orinar.
Una tos seca me acosaba. Sin embargo, me gustaba escucharme toser. Mi madre me observaba con lástima; sabía que no podía hacer nada por mí, salvo partir en dos mitades perfectas un comprimido de meprobramato, que hacía que tomara con agua. Bajo los efectos del tranquilizante, me libraba del tormento de la escritura inmediata y del presagio de futuras escrituras escabrosas.
Mi caligrafía ilegible revelaba el ánimo furioso e irritado del mar, que era, a veces, con su sonoridad vespertina, la causa de mis oleadas de nerviosismo. Anoté veinte historias sobre el océano. Pero también sobre un jardinero, que enterraba gatos recién nacidos debajo de un rosal amarillo, mientras la dueña de la casa, una anciana jorobada, los andaba buscando por el corredor y las habitaciones.
Cierta vez hice un cuento sobre una mujer delgada y hermosa, que había salido a la calle, a la medianoche, con una alcuza en la mano. Llamaba a sus mininos perdidos con voz de bambú; las ventanas de las casas del pueblo se abrían de par en par y por ellas se asomaban los vecinos.
- No son horas de andar gritando - le decía una señora, que daba de mamar a su niño.
- Gatos malditos. Si los encuentro los mato -gritaba la mujer de la alcuza.
Escribir se hizo parte invasora de mi vida. Y también tomar pastillas. Don José, el farmacéutico, me preguntaba a menudo cuándo publicaría mi libro. Sabía que el libro tendría que salir alguna vez. Pero aún debía definir el argumento de la moza que se había fugado con el gitano. Es más. No estaba segura de la historia. Jamás me convencieron las fugas. Y en esa indecisión batallaba. El boticario me admiraba. Él también escribía. Como compraba la medicina a crédito, me sentía en la obligación de escucharlo hablar sobre su escritura. “Penumbras en el ártico” llamaba a su obra. La cosa es que no sabía decirme ni dos renglones de ella. Mientras envolvía mi medicina recitaba alguna poesía de Amado Nervo. Y luego, como si el poema fuera de su autoría, me preguntaba con un suspiro de satisfacción: “Y, ¿qué me dices? Terrible, ¿verdad?”
Sabía que me estaba enfermando en serio. La obra crecía, se agigantaba, iba y venía, a costa de mi salud. Tenía la impresión de que el mar, la moza de los hermosos cabellos negros enamorada del gitano, los mininos de ojos relampagueantes y extraviados, todos, estaban metidos en mi gabinete. Mis ojeras me delataban.
- Pero si estás muy mal -me reclamaba mi nana.
No podía parar. No debía dejar en eterno extravío a aquellos gatos. Alguien debía detener a la mujer con la alcuza en la calle. El romance de la moza de ojos airados y pelo renegrido merecía un perfecto final. Todo era demasiado para mí. Hoy fui a la farmacia. He comprado un frasco entero de somníferos.

martes, 9 de junio de 2009

Colaboraciones externas: un relato de Alex Alfredo Valenzuela Romero - Arequipa (Perú)

Jardín botánico de la Orotava - Puerto de la Cruz - Tenerife
(Islas Canarias-España) - Foto familiar tomada en julio de 2007
ENSUEÑOS
Alex-Alfredo Valenzuela Romero


Desde mi más tierna infancia, deseé poder traer mis sueños conmigo cada mañana al despertar. Recuerdo que en más de una ocasión tuve un sueño fabuloso, me encontraba en un enorme jardín, rodeado por todo tipo de árboles frutales y flores aromáticas de diversos tamaños; en cuyo centro, había una laguna de agua cristalina llena de vida, con peces multicolores que me invitaban a nadar.
Dudaba mucho tiempo para tomar una determinación, hasta que veía una estampida de unicornios y gacelas que invadían todo el lugar, así que, para poder librarme del peligro y ocultarme de un triste desenlace, me arrojaba al agua, motivado por un miedo tan grande, que no me permitía emitir palabra alguna y que me impedía respirar sobre todo cuando recordaba que no sabía nadar.
Me hundía en sus cristalinas aguas, pero en el fondo, divisaba una piedra brillante, la cual quería alcanzar, me atraía como si fuese un imán gigante. Tuve miedo de ahogarme, mi madre en el exterior me oía gritar con mi respiración entrecortada, de inmediato acudía a despertarme, para regañarme después de darse cuenta que había mojado una vez más la cama.
Así fui creciendo, con sobresaltos y espantos de ahogado, (incluso desarrollé una fobia a las piscinas), intentando descifrar mi sueño y traer conmigo la piedra brillante que había en el fondo del lago.
Con muchas “Técnicas de Control Mental”, ahora a mis once años, he aprendido a controlar mis sueños, incluso ya se nadar, pero la piedra permanece inalcanzable en el fondo del lago y la respiración no me dura tanto como para tomarla.
Pero hoy en la noche intentaré algo diferente, me dormiré con la vieja caña de pescar de mi abuelo, la llevaré conmigo a mis sueños y traeré la piedra, para regalársela a mi madre en su día, cuando entre al templo de la guardiana de la noche. Iré bien equipado, esta vez si estaré listo: con provisiones, un balón de oxigeno y una larga lista.
Pero antes, el reto es descuidar a mi abuelo para que me “preste” sus cosas, pues para él son los tesoros de sus años mozos. Mi abuelo ya está dormido, es la oportunidad que esperaba para escabullirme por su aposento.
De puntillas, con una linterna de luz tenue, me deslizo por su hamaca, esquivo la ropa sucia y los zapatos viejos, hasta que por fin llego al closet, encuentro la caña de pescar.
- Alto, qué sucede -se escucha una voz ronca en la penumbra.
- Este..., nada, es que.... si, es que el gato se metió a tu habitación y....
- Nada de eso, ¿qué haces con mi caña de pescar?
No supe qué responder, quise huir. Después de tantos años había encontrado la solución a mi problema y se me estaba escapando de las manos.
- No te preocupes, yo también quise pescar la piedra de la laguna, pero mis fuerzas, nunca me han ayudado para lograrlo.
- Abuelo no sabía....
- Calla y vete a dormir con todo lo que quieras. Te deseo toda la suerte.
Me sentía confundido, no solo por el hecho de haber sido descubierto, sino por la respuesta de mi abuelo, no podía creer que esta lucha antes había sido suya. Sin que me de tiempo para ahondar en el asunto, me tapo delicadamente la boca con sus arrugadas manos. Luego me dio un fuerte abrazo con sabor a despedida, y divisé un brillo especial en sus ojos; mientras que una lágrima recorría su mejilla.
Me dispuse a dormir después de tantas emociones, pero, el sueño no llegaba. El reloj marcaba las 10, las 11, las 12 y nada. Tenía la solución más eficaz y no podía dormir.
¡Qué contrariedad! Intenté de todo, desde contar ovejas hasta la lectura de mi aburrido libro de álgebra.
Ya es de mañana y parezco una lechuza, pasan los días y el sueño me es esquivo, mi estado es lamentable, las ojeras aparecen y la desorientación mengua mi equilibrio. Empiezo a preocuparme.
En el colegio soy un zombi, los profesores me mandan a casa. Mi madre al darse cuenta de mi estado lamentable me da una pastilla, mezclada con unos menjunjes desconocidos (que ha recetado la mamita Eufemia) y que al poco tiempo dan efecto, mis ojos se vuelven pesados, mi cabeza deja de dar vueltas; antes de quedarme dormido, voy a mi habitación, cojo la caña de pescar y las provisiones, quedándome en la alfombra profundamente dormido.
Ya estoy en el lago, lo he logrado. Los árboles lucen más verdes que antes, las flores tienen un agradable olor a menta que nunca antes había sentido. Veo un unicornio de ojos azulados y de dorado pelaje, que se acerca amablemente hacia donde estoy. ¡Que ha pasado! – clamo desesperado.
Nunca antes había sucedido esto, me subo sobre él, siento la suavidad de su piel, galopo por todo mi jardín, recorro lugares impresionantes, encuentro oro y plata por doquier, templos antiguos llenos de tesoros, veo a muchos seres mitológicos convertidos en estatuas de oro, que parecen mirarme al pie de la fortaleza principal.
Surco los abismos sin dificultad, siempre acompañado con mi caña de pescar. Hasta que la idea obsesiva de poseer la piedra del lago aparece y recuerdo con nostalgia el porqué estoy aquí.
- ¡A toda prisa!; ¡Al centro del lago!- ordeno.
De inmediato me veo transportado hacia el lugar ansiado, mientras disfruto la suavidad de la brisa en mi noble corcel. Me detengo dispuesto a pescar, estando aun montado, tiro el anzuelo y en el lago empieza un remolino.
Mi noble amigo sale disparado, caigo en las inescrupulosas aguas del lago, con la caña y el nylon enredado entre mis piernas. Me hundo, me estoy ahogando, pero falta un poco, ya casi puedo tocar la piedra con mis dedos; su preciosa luz es cada vez más intensa, casi a ciegas la cojo, ya es mía, es fantástica, tiene un brillo espectacular que ningún mortal ha logrado ver jamás. La tengo entre mis manos sujetada fuertemente para que no se me resbale, pero la conmoción no me deja salir.
El agua entra por mi nariz y por mi boca, mientras que mi cuerpo empieza a petrificarse, dejando ya de sentir.
En la mañana mi madre al ver que no bajo a desayunar, sube preocupada a mi habitación, ella teme lo peor. Me encuentra con una extraña piedra oscura entre las manos, y con una leve sonrisa entre mis labios.
______________
trucos blogger

EFEMÉRIDES QUE NO DEBEN DE SER OLVIDADAS

EFEMÉRIDES QUE NO DEBEN DE SER OLVIDADAS

14 de Febrero - DÍA DE SAN VALENTÍN

14 de Febrero - DÍA DE SAN VALENTÍN
Picad sobre la imagen para saber más de la historia del santo y de esta efeméride.

21 de marzo: Día Mundial de las Personas con Síndrome de Down

21 de marzo: Día Mundial de las Personas con Síndrome de Down
(Pica sobre la imagen).

21 de Marzo-Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial

21 de Marzo-Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial
(Pica sobre la imagen)

Agua para todos

Agua para todos
22 de Marzo, día Mundial del Agua

17 de Junio

17 de Junio
Día Mundial de lucha contra la Desertificación y la Sequía (Pica sobre la imagen)

22-IV-2011 - Día Mundial de la Tierra

22-IV-2011 - Día Mundial de la Tierra
(Pica sobre la imagen)

25 de Noviembre Día Internacional Contra la Violencia Hacia la Mujer

25 de Noviembre Día Internacional Contra la Violencia Hacia la Mujer
TODOS LOS DÍAS SON 25 DE NOVIEMBRE

Día de los derechos del Niño: 20-XI-09

Día de los derechos del Niño: 20-XI-09
Convención sobre los Derechos del Niño. (Pica sobre la foto).

ONG´S

ONG´S

Amnistía Internacional

Asociación 11-M

No a la pedofilia

Save the children

UNICEF

Vídeos YouTube

Loading...

"Su Excelencia" (Discurso completo) - Mario Moreno Cantinflas

Buscón de la RAE

Real Academia Española de la Lengua

Real Academia Española de la Lengua
Diccionario

Traductor Google

Traductor

La voz de la palabra escrita internacional

Unión Hispanoamericana de Escritores

ERES LO QUE ESCRIBES ERES COMO ESCRIBES

IBSN

IBSN: Internet Blog Serial Number 1954-12-20-77

Quiero Crear un Blog


crear blog

Páginas vistas en total

Yo no fumo, ¿y tú?

Blog sin Humo

NOTICIAS

NOTICIAS

El libro es un lujo que sólo se huele

El libro es un lujo que sólo se huele
Parece un espacio mágico arrancado de El Cairo de Naguib Masouf o el Bagdad de Las mil y una noches, un remanso de paz en el que no se escuchan los cláxones de los automovilistas impetuosos que parecen dialogar entre ellos desde sus bocinas. La librería Behzad es un oasis, un lugar hermoso y desordenado repleto de libros, cuadros, mapas, postales, fotografías y polvo, sobre todo mucho polvo (el sello de Kabul), en el que cada objeto parece guardar un equilibro perfecto con el que tiene al lado. (Pica sobre la imagen).

Tras los pasos de la sutil memoria de Machado en Segovia - 26-IX-2010

Tras los pasos de la sutil memoria de Machado en Segovia - 26-IX-2010
Escultura homenaje a Machado delante del Teatro Juan Bravo de Segovia. El escritor vivió 13 años en la ciudad castellana, en la que conoció a Guiomar y vivió grandes momentos pero con la que mantuvo una relación en cierto modo distante. (Pica sobre la imagen).

ARQUEOLOGÍA

ARQUEOLOGÍA
La civilización 'yope' muestra sus tesoros. En la foto Juego de Pelota en la zona arqueológica de Tehuelco - México. (Pica sobre la foto).

El almacén de las momias

El almacén de las momias
Los periodistas que estuvieron presentes describen emocionados una escena que bien podría haber salido de 'En busca del Arca Perdida' o cualquiera de sus secuelas. El interior de la tumba faraónica, 2.600 años en la oscuridad, sólo estaba iluminado por antorchas y por los focos de las cámaras de televisión invitadas al evento. (Pica sobre la imagen).

La Unesco protegerá los yacimientos del fondo del mar a partir de enero

La Unesco protegerá los yacimientos del fondo del mar a partir de enero
20 países la han ratificado, entre ellos España, Cuba, Ecuador, México, Panamá y Paraguay. (Pica sobre la foto).

ARTE

ARTE
'La duquesa de Osuna' - Museo Romántico. Retrato familiar de la Duquesa de Osuna como dama de la Orden de Damas Nobles de la Reina María Luisa, Agustín Esteve (1796-1797).

Una «Capilla Sixtina» de 3.500 años

Una «Capilla Sixtina» de 3.500 años
«¡Alá u-Akbar!» (¡Dios es el más grande!) es lo que exclamó rais Ali Farouk cuando entró, junto a José Manuel Galán, a la cámara mortuoria de Djehuty. Ante sus ojos se revelaba una imagen que nunca nadie «hubiera imaginado en sueños encontrar: una Capilla Sixtina del 1500 a.C», confesaba ayer Galán, director de la campaña arqueológica hispano-egipcia que lleva por nombre Proyecto Djehuty y que desde hace ocho años se desarrolla en la necrópolis de Dra Abu el-Naga, en la orilla occidental de Luxor (antigua Tebas)... (Pica sobre la imagen).

La casa de la playa de Diego Rivera

La casa de la playa de Diego Rivera
Las autoridades mexicanas estudian la compra de una casa con vistas al mar en Acapulco, propiedad de los herederos de la fallecida coleccionista Dolores Olmedo, en cuyas paredes su amigo, el pintor Diego Rivera (1886-1957), dejó cinco murales con motivos prehispánicos. (Pica sobre la imagen).

Las entrañas de la Alcazaba de Almería

Las entrañas de la Alcazaba de Almería
La Alcazaba de Almería abre al público uno de sus rincones más secretos: las mazmorras. La actividad denominada El espacio del mes, con la que el monumento ofrece una lectura más detallada sobre algún elemento del recinto con visita guiada, se ha ampliado ante la expectación que ha levantado este lugar de cautiverio. Las mazmorras pueden verse los miércoles, jueves y viernes de septiembre a las 18.30. (Pica sobre la imagen).

Revolución en el museo de Orsay

Revolución en el museo de Orsay
"Quiero que el siglo XIX no se acabe nunca". La frase, en palabras de Guy Cogeval, director del Museo de Orsay, resume la misión que se ha marcado: poner patas arriba el mayor museo mundial de arte del XIX. Una auténtica revolución que ya ha comenzado y que supondrá el salto al siglo XXI de una institución que nació en 1986 como una de las mayores apuestas francesas en la historia del arte. Uno de los beneficiados será España: un centenar de joyas de Orsay aterrizarán el año próximo en la Fundación Mapfre de Madrid, como primera etapa de todo un periplo internacional. (Pica sobre la imagen).

Si es un 'miguel ángel', es un chollo

Si es un 'miguel ángel', es un chollo
'El tormento de San Antonio', la que se supone que es la primera obra de Miguel Ángel Buonarroti, elaborada cuando tenía unos 12 años, ha sido comprada por un museo de Texas (EE UU), señala The Guardian. (Pica sobre la foto)

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

CIENCIA Y TECNOLOGÍA
Descubren el planeta extrasolar más pequeño, algo mayor que la Tierra. (Pica sobre imagen).

Así eran los primeros relojes

Así eran los primeros relojes
Es un pequeño objeto dorado que Cosimo I de Medici, Duque de Florencia, levanta con la mano derecha en un óleo pintado en 1560 por Maso da San Friano. Este mecenas de las ciencias del siglo XVI mira al espectador 450 años después con cierta arrogancia. No es para menos, sostiene una pieza de tecnología punta de su tiempo: un reloj. (Pica sobre la foto).

Detectan una especie de peces destructores en las costas del Caribe de Guatemala

Detectan una especie de peces destructores en las costas del Caribe de Guatemala
Guatemala, 13 sep (EFE).- Un grupo de biólogos marinos detectó la presencia de una especie de peces destructores en las costas del Caribe guatemalteco, cuya masiva reproducción podría poner en peligro al ser humano. (Pica sobre la imagen).

El gran cometa Donati como lo trazó William Dyce

El gran cometa Donati como lo trazó William Dyce
El artista escocés pintó el cuadro sólo meses después del descubrimiento de este cuerpo celeste por un astrónomo italiano. (Pica sobre la imagen)

La historia de Urania, musa de la astronomía

La historia de Urania, musa de la astronomía
La creación de esta divinidad menor hija de Zeus demuestra la importancia de esta ciencia desde la antigüedad -Año internacional de la Astronomía-. Los griegos de la antigüedad plasmaron los grandes misterios de la creación en una gran variedad de mitos. La Teogonía escrita por el poeta beocio Hesíodo en el siglo VII a. C. contiene los primeros relatos estructurados sobre el origen del universo, los dioses y el ser humano, partiendo de mitos y poemas procedentes de una tradición oral. Las musas eran divinidades menores hijas de Zeus y la titánide Mnemósine (la Memoria). Según Hesíodo eran nueve: "Ella dio a luz a nueve jóvenes de iguales pensamientos, aficionadas al canto y de corazón alegre, cerca de la más alta cumbre del nevado Olimpo". Se movían entre el Olimpo, al que eran llamadas a menudo por Zeus para alegrar sus fiestas, y el monte Helicón, donde formaban bellos coros y recorrían sus ríos y valles. (Pica sobre la imagen)

La NASA difunde unas fotos tomadas por las nuevas cámaras del telescopio Hubble

La NASA difunde unas fotos tomadas por las nuevas cámaras del telescopio Hubble
Washington, 9 sep (EFE).- La NASA difundió hoy espectaculares fotografías de galaxias, estrellas y nebulosas captadas por las nuevas cámaras del telescopio espacial Hubble. (Picad sobre la imagen para saber más)

Google+ Followers