¿QUÉ BENEFICIOS SE OBTIENEN AL MATRICULARSE EN UN TALLER LITERARIO?

Preguntas como esta, o tales como:
- ¿Es bueno matricularse en un taller literario?
- ¿Qué me aporta el matricularme en un taller literario?
- ¿Seguro que se puede aprender a escribir en un taller literario?

Preguntas similares y muchas más las he estado escuchando los últimos seis años, los que tiene de vida el taller.
A quienes me las hacían, bien por correo electrónico, bien por teléfono, traté de sacarles de dudas lo mejor que supe o pude.
He de decir que, como tallerista que fui durante más de ocho años en uno de los más antiguos aparecidos en la ciudad de Madrid, más dos cursos en una escuela de prestigio diré que:
1.- Los genios literarios, salvo muy raras excepciones no nacen, se hacen a base de esfuerzo y trabajo constante (al igual que cualquier trabajador en la disciplina que sea: para ser realmente bueno es preciso constancia y trabajo).
2.- En todas las universidades anglosajonas, los talleres literarios son una asignatura más en las facultades de letras.
3.- Cualquiera que sepa redactar medianamente bien, y que tenga inquietudes literarias, puede ser un magnífico alumno.
4.- A un taller literario hay que llegar con humildad y con el pensamiento de que se va a aprender, no creyéndose de entrada un Cervantes o mejor que el insigne alcalaíno porque será un pésimo alumno que no se dejará corregir, se aburrirá y entorpecerá las clases.
5.- Quizá este punto debí ponerlo en el 1º o 2º lugar. Escribir es: CORREGIR, CORREGIR, CORREGIR y CORREGIR, de tal modo que el texto quede pulido, tanto como una pista de patinaje por la que, el lector, deslice la vista y no se encuentre obstáculo alguno que le haga desechar la obra que tiene entre manos bien por aburrimiento, falta de comprensión, exceso de rimas...
6.- Y por último, para no aburrir como pongo más arriba, quien desee escribir, llegar a tener un estilo propio, debe leer mucho y bien, es decir: beber de los autores clásicos y contemporáneos pero no sólo ir a conocer el argumento, sino ver las figuras retóricas empleadas, el tono, el estilo, las formas de lenguaje... Es necesario hacer un estudio en profundidad e, incluso, intentar parecérsele (con los ejercicios de intertextualidad) y, cuando menos se lo espere, habrá llegado, si no a la cumbre, sí a empezar la escalada de esa montaña que, aunque parezca que no, se conseguirá con tesón.

Un saludo, Juana Castillo


Follow by Email

domingo, 31 de agosto de 2008

Finalista en el III Concurso de Relato Breve "José Luis Gallego"

La Libertad guiando al pueblo - Eugène Delacroix 1830

GIOVANNI


Mª José NÚÑEZ PÉREZ
(Las Palmas de Gran Canaria - ESPAÑA)



Giovanni lleva rato acurrucado en la trinchera, envuelto en su capa tratando de soportar el terrible frío. Sus oídos están pendientes del menor ruido. Hace casi dos horas que paró el fuego de los cañones. Desde entonces no se oye nada, la oscuridad avanza con lentitud y sus compañeros empiezan a amodorrarse, pero él sabe que en la guerra no se puede permitir el menor abandono, por eso vigila y escucha a la vez.
Sin querer piensa en su casa, en su madre y en sus hermanos pequeños, seguro que al volver no los reconocerá, dos años es mucho tiempo para unos niños, estarán muy cambiados. En aquel momento, con el terrible frío que soporta se dice: ¡Lo que diera por una taza del rico café que prepara mi madre! Piensa en un pastel que ella hace y su boca seca se llena al momento de agua, como si sus papilas gustativas soñaran, al igual que él, con un trozo de bizcocho. Añora su dormitorio, su cama, ya no recuerda cuánto tiempo hace que no duerme en una. Su madre siempre perfumó las sábanas y él evoca aquel aroma. Giovanni sueña despierto, sin querer se ha trasladado junto a su familia.

Por eso no los sintió llegar, sólo sintió un golpe frío y seco en su espalda, pese a todo se volvió con rapidez y levantó su arma para batir al enemigo, pero éste con furia ya le ha hundido el sable en el pecho. Cae para atrás al tiempo que siente cómo brota la sangre de su herida a borbotones. Apenas un poco de dolor. Casi agradece aquella sangre caliente que le da calor a su cuerpo. Empieza a notar una cierta niebla en sus ojos y se incorpora procurando parar la sangre, apretando muy fuerte con su mano. Entonces le ve a su lado. Está de pie como esperando algo, se le ve oscuro y siniestro. Trata de hablar, pero no puede hacerlo, no obstante nota que aquel personaje puede entenderle sin necesidad de abrir la boca. Con toda la rabia que le queda en su débil cuerpo le dice:
-Vete, déjame tranquilo.
La sombra no se inmuta en lo más mínimo, pero él puede escuchar como si le hablara:
-No te resistas, no tengo toda la noche para esperar por ti -y permanece en la misma postura.
Giovanni hace un tremendo esfuerzo por incorporarse y siente como si la poca sangre que le queda saliera por su herida.
-No, no me iré contigo esta noche. No sin ver a mi madre –dice con furia.

La sombra aciaga parece impacientarse y le contesta:
-Ya tendrías que estar muerto, abandona de una vez tu cuerpo.
Lejos de eso y, sin saber cómo, Giovanni logra hablar:
-Jamás me iré de este mundo sin decirle adiós a mi madre.
Pasaron unos minutos. El poderoso señor de la oscuridad no puede perder el tiempo con aquel joven que se aferra a un solo pensamiento. En el campo de batalla le aguarda mucho trabajo. Después de pensar un poco, le pregunta:
-Si te llevo a tu casa ¿vendrás de una vez?
-Sí -contesta el joven.
Entonces la funesta sombra sopla sobre su cabeza y Giovanni siente que puede levantarse y andar.
-Escucha –dijo la sombra– te daré sólo unos minutos, trata de aprovecharlos.
-El chico asiente con la cabeza.
Una ráfaga de viento los traslada al huerto de su casa, al lado del cancel de madera.
Ante sí está su hogar, ve la luz encendida y cómo sale humo por la chimenea. La sombra le cierra la capa y le repite:
-No tardes, no dejes que me impaciente.
Giovanni le contesta:
-No tardaré nada.
Se aleja en dirección a su casa llevando encima la enorme tristeza de pensar que va a ver a su madre por poco tiempo y por última vez, pero también el orgullo de haberle ganado unos minutos al señor de la muerte.

_______
Nota biobibliográfica.- Pepi Núñez Pérez, Las Palmas de Gran Canaria (1947).
En la página Web de AVA, www.avaluche.com, publica, como colaboradora, relatos breves como: La caracola y el mar, 2007 (también en el nº 1 de la Revista Literaria Pluma y Tintero). La peña de la vieja, 2007 (Nº 2 Revista Literaria Pluma y Tintero).
Como alumna del taller publica en AVA y en el Nº 3 de la Revista Pluma y Tintero: Paseo por Vegueta. Anáforas, poemas. ¡Vaya par de chatos!, micro relato y Mal sueño. 2007. También podéis leer alguno de sus relatos en este blog.
Finalista en el III Concurso de Relato Breve José “Luis Gallego” con Giovanni, 2008.
Ha publicado en la revista digital Almiar-Margencero: La Cómoda, La ventana, El piano y La foto, 2008.
Actualmente forma parte de las alumnas, por Internet, del Taller de escritura creativa Pluma y Tintero.

viernes, 29 de agosto de 2008

INVITACIÓN


El lunes 1 de septiembre (por la tarde), la poetisa y pintora Julia GALLO SANZ firmará ejemplares de su último libro MEMORIA A BARLOVENTO (VERSOS DE AGUA) en la Feria del Libro de Palencia (España). Caseta de la librería Alfar.
(Para saber más de la autora clica sobre el título).

martes, 26 de agosto de 2008

Finalista en el III Concurso de Relato Breve "José Luis Gallego"

EL JUBILADO

Jesús FORNIS VAQUERO
(Madrid - ESPAÑA )



- Demos un caluroso aplauso al homenajeado de esta noche, el Sr. Víctor Torres.
Don Víctor, como a él le gustaba que le llamaran, se incorporó con aire pausado, se arregló la chaqueta del traje, y apretándose el nudo de la corbata, se dirigió al estrado con gesto sereno, mientras el público asistente estallaba en aplausos. Allí le esperaba el presidente de la compañía, quien le recibió con un fuerte apretón de manos mientras le susurraba al oído:
- Esto va por usted maestro.
Con la mano le señaló el salón de actos que se había convertido en un clamor.
Respondiendo a la frase taurina, D. Víctor saludó al público con pose torera, mano en alto como si portase una montera o el trofeo del morlaco, giró sobre sí mismo imaginando el coso repleto.
El presidente volvió a acercarse al micro para proseguir con su discurso, no sin antes detenerse a pedir silencio a los entusiasmados oyentes.
- D. Víctor es un ejemplo para todos nosotros. Un ejemplo de dedicación, constancia, sacrificio y absoluta entrega al trabajo. Un ejemplo para los jóvenes, un modelo a seguir, un techado de virtudes, una persona íntegra...
D. Víctor repasaba sus uñas mientras el presidente se deshacía en elogios hacia su persona. Algo sucias quizás para tan magno evento.
- ... será duro dejar de verle al frente de la División de Sistemas, aunque estoy seguro que Carlos será un muy digno sustituto.
Un individuo de traje a rayas sentado en la primera fila desplegó una amplia sonrisa.
- Este hombre ha marcado un antes y un después en nuestra empresa. Hace 35 años que empezó con nosotros y su fidelidad y su buen hacer le han hecho merecedor de este sentido homenaje. Es para mí un honor y un placer ceder la palabra a alguien que ha dejado una huella tan profunda entre compañeros y amigos, una huella imborrable, una huella...
El homenajeado pudo contar 8 bostezos, 12 resoplidos y hasta 25 miradas de auténtico odio desde ese momento, hasta el final del discurso del presidente.
- Y ahora sí, cedo la palabra a D. Víctor.
Más aplausos, aunque esta vez parecían más querer poner fin a la amalgama de palabras presidenciales, que rendir tributo al inminente jubilado.
- Muchas gracias presidente. Muchas gracias compañeros. Seré breve porque creo que Don Manuel ya lo ha dicho todo por mí.
El público sonríe agradecido.
- Ha sido un auténtico placer compartir todos estos años con vosotros. He conocido mucha gente. Alguno se ha marchado para siempre, otros abarrotan los asilos de lujo y los campos de golf...
Un par de asistentes ríen la ocurrencia.
- ... con otros he compartido la mayoría de mis años, y a otros os acabo de conocer. Pero me siento muy orgulloso de todos y cada uno de vosotros, orgulloso de haber trabajado a vuestro lado, orgulloso de haberos visto crecer y orgulloso de los buenos momentos de los que hemos disfrutado. Os quiero, os quiero de todo corazón, y por eso me gustaría daros un consejo: ¡Trabajad! ¡Trabajad mucho! Porque solo a través del esfuerzo y del trabajo lograréis una vida repleta de éxitos y de satisfacción. Solo a través de una absoluta dedicación a aquello a lo que más queréis, que es a lo que os dedicáis, lograréis la tan ansiada felicidad.
El público aplaudió aquellas palabras con un fervor casi religioso. Palmas, silbidos, vítores, D. Víctor dejó escapar alguna lagrimilla.
El presidente tomó nuevamente la palabra.
- Ahora me gustaría hacerle entrega de tres obsequios. El primero es un libro de firmas en el que encontrará una dedicatoria escrita por todos y cada uno de sus compañeros.
En ese momento hizo acto de aparición una atractiva señorita que empujaba un carrito con los regalos. El homenajeado mostró autentico entusiasmo, más quizá por los dos besos de la sonriente joven que por el regalo en sí.
- El segundo es una medalla a la fidelidad demostrada por usted para con la compañía.
El presidente le colgó de la solapa del chaqueta la mencionada medalla.
- Y por último, esta escultura, que como ve, tiene los brazos abiertos en señal del cariño y afecto que le profesamos. No lo olvide D. Víctor, esta empresa, es su hogar.
- Gracias señor presidente, gracias a todos. Esto es más de lo que merezco. Muchísimas gracias.
D. Víctor bajó del estrado y fue recibido por las decenas de personas que se acercaron hasta él. Le estrecharon la mano, le abrazaron, le besaron y todo el mundo le felicitó. Fue una hermosa despedida, un bonito colofón a 35 años de duro trabajo.

Al día siguiente Víctor se levantó de la cama, se puso su ajada rebeca verde, sus zapatillas de felpa, y se arrastró hasta la cocina. Allí empezó a prepararse un café puro. Mientras lo hacía vio el libro de firmas sobre el microondas. Lo hojeó, y después lo tiró a la basura. Coló el café en su taza y fue al salón para disfrutar de su primer día de jubilación.
Se sentó, estiró los pies, abrió un paquete de tabaco y encendió un cigarrillo. Hacía diez años que había dejado de fumar. Daba largas caladas, saboreando cada una de ellas, dejando que el humo llenase sus pulmones, para después soltarlo sobre el café. Le gustaba, era algo que hacía de joven y lo añoraba.
Se quedó mirando el techo. Tenía goteras. No lo había apreciado hasta ahora. Bueno, podría llamar a los del seguro y que se lo pintasen, podría hacerlo hoy, mañana o pasado, no había prisa.
Miró el reloj que colgaba de la pared, lo compró en un viaje de negocios. Hacía diez años de aquello, quizá quince. Marcaba las 7 a.m.
Una pequeña sombra se le acercó cojeando desde el pasillo. Era Yako, un viejo cocker medio cojo y medio ciego. Víctor le acarició y le subió sobre sus rodillas. Sobre la mesa estaban la medalla de la fidelidad y la estatua de los brazos abiertos. Cogió la medalla y se la colgó a Yako del collar. El animal agradeció el detalle con un quebrado ladrido.
Dejó al perro nuevamente en el suelo y se incorporó de la silla.
La casa estaba hecha un desastre, debería contratar una asistenta, o quizá debería limpiar él, al fin y al cabo, ahora tenía todo el tiempo que siempre había querido tener.
Se dirigió a la cocina y se preparó otro café. Abrió la nevera y encontró lo que estaba buscando, un pequeño melón. Lo cogió, y junto con el café, se lo llevó todo al salón. Yako lo acompañaba a sus pies, haciendo sonar el premio que llevaba al cuello.
Víctor cogió sonriente un rotulador negro y pintó dos ojos y una sonrisa al melón. Después lo clavó sobre la estatua y la puso en la mesa frente a él. Se sentó y encendió otro cigarrillo. El reloj marcaba las 7:05 a.m. Víctor soltó una bocanada de humo sobre la estatua-melón y le preguntó:
-Bien, ¿y ahora qué?
___________
Nota.- Reseña autobiográfica. Nacido en Madrid, de 28 años y de profesión ingeniero, llevo años escribiendo por afición y soy fan de los relatos, en especial de ciencia ficción o terror. Me gusta tanto leer un buen cuento como tratar de escribirlo, por eso hace algo más de un año me apunté a una de las muchas escuelas para escritores que hay en Madrid, para tratar de aprender técnicas y estilos literarios. La experiencia fue muy provechosa y constructiva, por lo que se la recomiendo a todo aquel que tenga inquietudes en este mundillo, además a mí me animó a continuar escribiendo y a presentarme a concursos como éste.

domingo, 24 de agosto de 2008

Finalista en el III Concurso de Relato Breve "José Luis Gallego"


EL RELOJ DE CUERDA
Javier MOLINA PALOMINO
(Madrid-ESPAÑA)


“Ya sé lo que le diré”.- Pensó mientras se abrían las puertas del tren.
El día había despertado algo gris pero no amenazaba lluvia. El viento frío se coló como un latigazo entre sus ropas cuando el tren se alejaba hacia Madrid. Se acordó entonces de que su garganta era especialmente vulnerable en días de viento, así que subió la cremallera del abrigo y aligeró el paso.
“Eso es: el problema es que tengo un despertador, al que hay que dar cuerda cada día..., y ayer se me olvidó. Puede ser una buena excusa”, se consoló sin convicción.
Habían dado las doce del mediodía mientras cruzaba el parque de Aluche y dejó de marchar presuroso, al ser consciente de que ya no llegaría a tiempo. Él procuraba ser puntual a las citas y se sentía culpable cuando no podía cumplir con el horario, especialmente si la cita era en la escuela de literatura “Pluma y Tintero”, a la que asistía desde el mes anterior.
“Otra vez llegaré tarde, ¿qué pensarán de mí? Tendré que inventarme una historia creíble con el reloj de cuerda”, se torturaba.
Entonces recordó lo que había escuchado de un escritor famoso en una acalorada tertulia literaria: “...Las palabras ya están inventadas. Sólo hay que combinar las palabras para inventar historias...” Y en ese empeño volvió a edificar en su mente la historia del reloj de cuerda.
Cruzó la avenida a la carrera para acortar el camino. Al llegar de nuevo a la acera, se encontró frente a las puertas de un centro comercial, que por ser la mañana del sábado se hallaba en actividad frenética. Cuando ya creía haber dejado atrás el bullicio de la gente, alguien llamó su atención:
- ¡Psst! ¡Hola Javi! ¿Te acuerdas de mí?
Al volverse, vio a una muchacha vestida de payaso que sostenía en una de sus manos un ramillete de globos de colores. ¡Claro que se acordaba de Cecilia! Recordaba su mirada risueña, su nariz ligeramente chata, y adivinaba, a pesar del excesivo maquillaje, el grosor de unos labios que sonreían generosos y revivían la imagen de aquella chica que había conocido en el instituto diez años atrás.
- ¡Pero Cecilia, vaya sorpresa! ¿Qué haces así?.- Preguntó incrédulo.
Ante sí tenía a una persona que guardaba recuerdos imborrables de su juventud, reminiscencias de un amor no correspondido por no haber sido declarado a tiempo. Él siempre se había caracterizado por una falta de decisión a la hora de entablar conversaciones con chicas de su edad, lo que le llevaba a imaginárselas en un nivel superior e inalcanzables para él. Y temía ahora que su torpeza acabase de derribar el castillo de naipes que su corazón había edificado y apuntalado durante tanto tiempo. Quería mantener de ella la imagen viva de su recuerdo, un recuerdo de hace diez años. A pesar de ello, se vio obligado a saber de su vida:
- Yo voy ahora a una escuela literaria... y por cierto, ya llego tarde. Pero no importa. Cuéntame qué es de ti. Hace mucho que no nos vemos.
- La verdad, no sé por dónde empezar. Mi vida ha sido muy agitada, demasiado diría yo. Estábamos en el instituto el último año que estudiamos juntos, ¿no?.- Javi asintió.- Bueno, pues al terminar me matriculé en bellas artes. Siempre me ha gustado estudiar una carrera diferente a las demás; ya sabes que casi todo el mundo se decidió a estudiar medicina, derecho, magisterio, ingeniería...- Con esa última palabra, Javi sintió cómo los dos naipes que formaban el tejado de su edificio imaginario caían irremisiblemente a sus pies.- ... Yo siempre quise ser original. La verdad es que me gustaba. Estudiando bellas artes me sentía libre porque notaba que era una manera de rebelarme contra una sociedad a la que no le interesa que los jóvenes cultiven sus emociones, no sé cómo decirlo. Me entiendes, ¿verdad?
Él la miró de arriba abajo, apocado por su insignificancia. “Tiene razón, carajo: ¡a quién se le ocurre estudiar ingeniería!”, se recriminó. Comprendió entonces que no le llegaba a la altura de su zapatón de payaso.
- La vida da muchas vueltas –continuó diciendo- Desgraciadamente sólo pude estudiar dos años, porque al morir mi padre tuve que ponerme a trabajar. ¡Adiós a mis sueños! Me presenté a muchas oposiciones mientras trabajaba de dependienta en una perfumería. Obtuve plaza como soldado profesional, precisamente en el año en que las mujeres podíamos incorporarnos ya al ejército. Estuve un año destinada en un cuartel, donde pasaba el tiempo sin hacer nada. Pero yo quería actividad y emociones fuertes, por eso solicité irme voluntaria a Bosnia. Tuve entonces la oportunidad de conocer a mucha gente, otra cultura, otro país. Allí me enamoré de Impthur, uno de los cascos azules que la India había desplazado a Sarajevo para pacificar la región. En él creí encontrar la horma de mi zapato. Soy una romántica empedernida, e Impthur captó enseguida que mi deseo era estar con él a miles de kilómetros de donde estábamos. Así que una noche, aprovechando que estábamos de guardia, tomamos un avión y nos fugamos a la India. Sí, sí, aquí donde me ves, soy una desertora, aún me andan buscando.- Sonrió maliciosa- Pero créeme que la felicidad dura muy poco. Al llegar allí comenzó a tratarme como si fuera su esclava, así que decidí huir de la India cuando apenas llevábamos juntos un mes. Y menos mal que conseguí pasar inadvertida entre un grupo de arqueólogos alemanes, que regresaban a su país después de realizar excavaciones en el Himalaya. Así logré dar esquinazo a Impthur, que había salido en mi persecución para matarme. Los arqueólogos comprendieron que mi situación era desesperada, y me acogieron para trabajar con ellos. Han sido los mejores años de mi vida, he aprendido un montón y he visitado más de treinta países. En el último viaje fuimos a un yacimiento en las faldas del monte Sinaí, para descifrar antiguas leyes hebraicas talladas en piedra, que habíamos encontrado cerca de una cueva. Pero después de tanto tiempo, y cuando ya creía haber olvidado a Impthur, reconocí su mirada ausente, su forma de andar y su gesto lleno de odio, en uno de los muchos turistas que visitaban a diario las excavaciones: ¡fíjate, todavía me buscaba! Así que con gran dolor y sin despedirme de mis amigos alemanes, me colé una noche, en el puerto de Haifa, en un barco mercante de bandera chipriota como polizón, y sin saber que tenía como destino el puerto de Cartagena. Llegué hace un año, después de dos meses de viaje por el Mediterráneo. Desde entonces hago trabajillos aquí y allá, casi siempre disfrazada de algo. ¿Sabes?, esto me permite ver el mundo desde otra perspectiva. Ahora soy más observadora que antes, y ya no me preocupa tanto mi propia felicidad, porque creo que estoy muy cerca de conseguirla... ¡Uy, creo que me he enrollado demasiado! Vas a llegar tarde a tus charlas literarias. Espero que te vaya bien, me alegro mucho de haberte visto. ¡Chao!
El beso grotesco de labios rojos que recibió en la mejilla derecha, colocó de nuevo los dos naipes caídos en el tejado de su edificio imaginario. Sólo se atrevió a despedirse de ella con un movimiento de la mano, pues quería que sólo fuese su silencio el que terminase de apuntalar los cimientos de un amor que, después de muchos años, había conseguido desempolvar y resucitar de su memoria.
Miró el reloj: pasaban diez minutos de las doce. ¡Diez minutos! ¿Qué pondría como excusa cuando llegara? Barajó las posibilidades de su coartada. Podría contar la verdad: que se había encontrado con una antigua amiga, que vendía globos disfrazada de payaso en la puerta de un centro comercial. Le podría contar también la rocambolesca historia que había escuchado de Cecilia, pero desechó enseguida la posibilidad por parecerle demasiado forzada, a pesar de ajustarse a la verdad. Seguro que le tomarían por un embustero. Así que cobró fuerza la historia del reloj de cuerda.
Era más creíble.
Al abrir la puerta del aula encontró a la profesora con gesto aburrido y liando, parsimoniosa, un cigarrillo de tabaco en hebra fina.
- Ha sido por el reloj, el reloj de cuerda.- Se excusó Javi sin que nadie le pidiera explicación.- Resulta que tengo un despertador al que hay que dar cuerda cada día... y anoche se me olvidó.- Terminó diciendo como un autómata.
Y se sintió satisfecho porque aquélla era su historia, la historia que había imaginado y madurado en su mente durante horas.
La profesora se volvió:
- No te preocupes, yo también acabo de llegar. Esta mañana ha habido una avería en el metro.- Dijo con una sonrisa, mostrando orgullosa la marca de unos labios rojos en su mejilla derecha.
_________
BREVE RESEÑA BIOGRÁFICA DEL AUTOR.- Nací en Granada en 1972 y resido en Torrejón de Ardoz. Soy ingeniero técnico de telecomunicación, aunque siempre me he sentido escritor por vocación. Quizá por eso, trabajo ahora como vigilante de seguridad.
Y es que Poe y Stevenson inocularon en mí el veneno de la literatura, y atrapado por su influjo pretendo seguir ahora los pasos de otros escritores españoles a los que admiro, desde Galdós hasta el gran Miguel Delibes, pasando por Muñoz Molina, Rosa Montero, Ana María Matute o De Prada. Pero es verdad que para recoger, primero hay que sembrar. Por eso suelo participar en certámenes literarios. He conseguido premios en numerosos certámenes de relato corto: “Carmen Ormaechea”, “Ciudad de Mula”, “Biblioteca de Babel”, “Ciudad del Gallo”, “M.P. Express”, “Cártama Creativa”, “Cristo de la Nave”, “Villa de Torres de la Alameda”, “Villa de Valdemera”… Y además he sido finalista en otra docena de concursos: “Ciudad de Elda”, “El Fungible”, “Gran Café” de Cáceres, “Art Nalón”, “Hipálage Microrrelatos”….
Soy autor del libro de cuentos “Secretos y mentiras” (XXIX Premio “Carta Puebla” de narrativa). Otro volumen de cuentos, “Las identidades veladas” acaba de recibir el IX Premio “Rafael González Castell”.
Actualmente estoy preparando una novela, con la que espero disfrutar al menos la mitad de lo que he disfrutado escribiendo los relatos.

jueves, 21 de agosto de 2008

Finalista en el III Concurso de Relato Breve "José Luis Gallego"

EL BARRIO DE LA ALONDRA

Ginés VERA BELLIDO
(Valencia-ESPAÑA)


¿Han escuchado alguna vez el canto de una alondra? Es un sonido verdaderamente maravilloso, si tienen la oportunidad les invito a que lo escuchen.

El barrio de la alondra fue en su origen una pequeña pedanía de la ciudad, que con los años creció y se fundió silenciosa. En los noticieros solo se mencionaban a los barrios costeros, o al nuevo barrio pudiente -la mayoría de las veces, relacionados con la violencia o algo desagradable- y en cambio escasamente a nuestro barrio, cosa que por otra parte agradecimos. Sus gentes siempre fuimos personas sencillas y respetuosas con el entorno. El nombre del barrio no fue siempre éste, pero decidimos de común acuerdo que era el que queríamos.

Ocurrió hace años, tras un invierno frío, en el que algunos de nuestros vecinos más venerables nos dejaron para siempre. Los dedos de la primavera apenas habían tocado los árboles de parques y jardines, cuando apareció en una rama una alondra, dándole el último adiós a Doña Margarita. Su canto sonó dulce y claro entre el riguroso silencio. No le prestamos mucha atención hasta días después, viéndola columpiarse en los árboles de la plaza o en algún balcón, con su canto melódico. Poco a poco se fue haciendo a nuestra presencia, y ya se la veía en una ventana, ya junto a un banco donde los más mayores la observaban y escuchaban con devoción. Decidió quedarse en nuestro barrio, y con ofrendas de comida, le dimos también muestras de nuestro afecto. Su trino nos alegraba las mañanas dibujándonos una sonrisa al posarse entre los geranios y azaleas tan cerca, que parecía que nos hablaba. Nadie se atrevió a molestarla, ni a retenerla, ni tan siquiera los muchachos que con esas ideas todo lo piensan. La alondra era un miembro más del barrio.

Vino el invierno, y nos entristeció ver que en lugar de emigrar con sus hermanas, decidió quedarse en un rincón del campanario.
No sobrevivirá, decían algunos; pobrecilla, contestaban otros. El párroco, el padre Oriol, le dejaba agua y pan, informándonos de su estado puntualmente en la misa dominical.
La primavera llegó al barrio la mañana en la que la alondra se posó en la plaza, y trinó con ímpetu, como anunciando a todo el mundo que el invierno había pasado. No podría expresarles la alegría que recorrió el barrio; vi llorar al padre Oriol, elevando las manos al cielo, y a don Nicanor, postrado en su silla de ruedas, casi desahuciado, haciendo un esfuerzo por sonreír y dar las gracias al todopoderoso a su manera.
En una reunión vecinal se acordaba hacer un festejo significativo, cuando llegaron unos forasteros; científicos decían, de los que estudiaban las aves. La alondra no era una simple alondra, al parecer, era una especie singular. Eso era algo que nosotros ya sabíamos, lo que no sabíamos era cuan valiosa parecía ser para aquellos hombres, que venían dispuestos a llevársela para su estudio a toda costa.

De ninguna manera, sentenció el padre Oriol, y con él, asentimos todos los presentes ante la propuesta. Nos enseñaron papeles que no entendimos, y se dispusieron a capturarla con redes y fusiles. En los patios se armó un gran revuelo, nos angustiaba no poder hacer nada, impotentes, con el ánimo destrozado. ¿Cómo podíamos consentirlo?

Habían pasado tres días y la alondra parecía haber adivinado que aquellos hombres no querían nada bueno, la siguieron hasta el campanario donde la tenían a tiro cuando sucedió. El padre Oriol salió con un puchero en la mano armando un ruido ensordecedor. Erraron los disparos, y la alondra escapó; al eco del puchero del cura, se unieron otros vecinos en sus casas, viejos y jóvenes, armando ruido sin descanso. Así, horas enteras, pues cuando unos paraban otros continuaban, hasta que los forasteros se marcharon. La alegría nos duró poco; la alondra no apareció. Unos dijeron que con el ruido la habíamos espantado para siempre; otros, que vieron atraparla antes de irse.
Un gran pesar sumió al barrio como un manto de tristeza y rabia. Los noticieros cubrieron la noticia con silencio, el de los vecinos que no queríamos hablar, sino saber qué había sido de nuestra alondra.

El verano dio paso al otoño, uno largo que se confundió con el invierno más frío que habíamos vivido. El recuerdo de la alondra aun permanecía entre nosotros, pero intentábamos no hablar de ella por no entristecernos aun más. Se decidió por unanimidad, hacer una gran fiesta en primavera con juegos, concursos y una obra de teatro en la calle.
Llegó Marzo, y con él la fiesta de la alondra, en la que todos participaron de una u otra forma. En la plaza, se organizó un escenario donde una niña representaba a la alondra, cantando y danzando alrededor de un niño, que contaba la historia. Atentos y nostálgicos, vimos al pequeño olvidar su papel, quedándose en blanco y añadir: la alondra, señalando sobre nosotros.
Al oír el gorjeo inconfundible de la alondra observándonos desde su atalaya, fuimos poniéndonos en pie y aplaudiendo emocionados. Don Nicanor me apretó la mano y, a su manera, me dijo que él siempre supo que regresaría.


martes, 19 de agosto de 2008

Finalista en el III Concurso de Relato Breve "José Luis Gallego"


ATAUD NOCTURNO
Belinda del Carmen DÍAZ AGUILAR
(MEXICO)



Despertó por el incesante goteo del grifo. Bajó las escaleras, hacia la cocina. Sentía mucha sed. Sobre la mesa, se encontraba una botella de refresco, así que tomó un vaso y se sirvió un poco. Escuchó un ruido, por lo que bebió de prisa, temiendo que fuera su madre, quien nunca lo dejaba tomar refresco tan temprano. Al probar su sabor, lo escupió de inmediato, pues su sabor era muy desagradable. Soltó el vaso que sostenía, y éste se rompió al golpear con el frío suelo. Creyó que alguien lo escucharía, por lo que se quedó quieto, atento a cualquier situación. Tan sólo el silencio turbaba esa paz aciaga. Cuando creyó que todo estaba tranquilo un extraño sonido perturbó sus oídos. Se quedó en calma, y miró de reojo el grifo. Las gotas caían con lentitud, y el silencio sepulcral que acompaña la madrugada, seguía reinando. No había muestras del origen de aquel sonido extraño. Se enjuagó la boca, pues el asqueroso sabor de aquel líquido aún seguía en su garganta. Se disponía a subir las escaleras, cuando el sonido apareció de nuevo. Era un quejido, no había duda. Provenía de la sala. Regresó sobre sus pasos, y se dirigió hacia allá con cautela. Se aproximó lentamente, asegurándose de no ser escuchado. Conforme lo iba haciendo, el sonido llegaba a sus oídos con mayor claridad. Un hedor pestilente, como a los huevos caducos de la escuela, atravesó sus fosas nasales, y provocó en él un gesto de repugnancia, que lo tiró de rodillas. Quería vomitar. Miró hacia el suelo, intentando contenerse. Donde antes se encontraba el jarrón chino que con tanto recelo protegía su madre, ahora se hallaba un ataúd pequeño. El miedo que la visión de ese objeto le provocó, hizo que se levantara. Tragó saliva y siguió avanzando. Estaba muy cerca del ataúd, cuando vio cómo unas manitas blanquecinas se asomaban temblorosas. Sin pensarlo dos veces corrió lejos de allí, con todas sus fuerzas, hacia la recámara de sus padres. Al llegar intentó levantarlos, pero ninguno de los dos parecía escucharlo. Temeroso, se introdujo en medio de ambos, y se tapó de pies a cabeza.
Cuando despertó, escuchó sollozar a su madre. Se levantó y se acercó a ella.
-¿Qué te pasa, mamá?- le preguntó preocupado. Su madre no le dio respuesta. Un hombre de aspecto cansado, su padre, se aproximó también y abrazó a la madre.
-Ayer sentí su presencia. Te lo juro.- dijo la mujer. El hombre se limitó a hacer un gesto de ternura.
-Yo también lo sentí.- dijo el caballero y los dos se abrazaron, cómplices de la misma pena. –Otro vaso se rompió.- continuó el padre. –Es la tercera vez esta semana.-
El pequeño no entendía lo que decían. Se acercó a ellos y vio la foto que sostenía la mujer, en donde aparecía ella misma cargando a un niño. Se fijó en la cara del pequeño. Era él, en su fiesta de cumpleaños que no hacía más de un mes.
-Si no hubiera dejado el veneno en la botella, él no la habría tomado.- reprochó la madre hacia sí.
-No te culpes, no lo hubiéramos adivinado.- le dijo el padre, abrazándola con más fuerza. –Siempre le dijimos que no tomara de esa botella-
Todo aquello era tan extraño. El pequeño comenzó a gritarles que estaba ahí, junto a ellos, que no lloraran. Les gritó e intentó golpearlos para que reaccionaran, pero nada funcionó. Ya sin fuerzas, bajó las escaleras y se dirigió al ataúd. Deseaba desde lo más profundo de su ser que aquello fuera sólo una broma, o una horrible pesadilla. Se limpiaba el llanto con los brazos, lleno de coraje. Al llegar al ataúd se asomó con desprecio, sólo para confirmar lo que ya suponía. En efecto, el pequeño que yacía en el ataúd era él, blanquecino y sin vida. Todo comenzó a girar y a ponerse borroso. Varias personas vestidas de negro entraban y salían con adornos florales sencillos, que colocaban a un lado del féretro. Vio llegar a sus abuelos, que lloraban como nunca. Sus tíos, incrédulos, sostenían a su hijos con ahínco, como si allí mismo anduviera la muerte, y fuera a arrebatárselos.
Así pasaron horas, o tal vez sólo unos segundos. Qué importaba ya. Estaba muerto. Subió de nuevo las escaleras. Era su hora de dormir. No destapó las sábanas, tan sólo se recostó sobre el colchón. Cerró los ojos y se quedó dormido.
Despertó por el incesante golpeo del grifo, bajó las escaleras y, como cada noche desde aquel trágico día, tomó la bebida envenenada, y murió de nuevo.


lunes, 18 de agosto de 2008

Colaboraciones externas: un hiperbreve-jitanjáfora de Susana SIMÓN CORTIJO - Madrid (ESPAÑA).


HISTAJUELA TRESTÓNICA
Susana Simón Cortijo


El médico con aire pufantroso dijo: El gucéfalo padece trilantrosis. Nos quedamos todos canintrépados y mudógamos. Se nos cayeron los palíndromos del sombrejerío. Mamá empezó a lluvetear de forma intermitable y papá la romendró con sus bresalios hasta que quedó trinculada. Nadie defarió nada. Al rato papá mastelló: ¿Qué milantrinas tomará? El galenópodo miró macabrinamente y solpetó: Nada currepirá la vida del pufre gucéfalo. Desde entonces, yo lapardeo y suniqueo sin parar.
__________
Biobibliografía.- Susana SIMÓN CORTIJO nació en Madrid el 24-IV-1948. Al finalizar el Bachillerato y después de tres años de Secretariado en una Escuela Profesional, comenzó a trabajar como auxiliar administrativo. Escribir, tanto prosa como verso, ha sido su afición favorita desde siempre, que comparte con el cine, teatro, leer y natación.
* Obtuvo el 3er. premio en el I Concurso de Relato Breve "José Luis Gallego", año 2006, con el relato titulado: "Amor vial"
Publicaciones:
* Poemas:
"Al otro lado del tiempo", publicado en el libro Verano encantado (Ed. de Manuel López Rodríguez), año 2002.
* Cuentos:
"Revuelo en la capital". En Historias de amor y desamor. Trivium Proyecto Editorial, año 2001.
"Pitas, pitas, palomitas". En Historias para viajes cortos. Editorial Dragontinas, año 2003.
"Con los cinco sentidos". En la revista "Mujer de Hoy", año 2004.
"Pata negra". En Un lugar donde vivir. Editorial Dragontinas, año 2005.
* Hiperbreves:
"Amor a ras de suelo". "El último viaje". "Limpieza y cuerno", y: "Hágase tu voluntad". En Apenas unos minutos, edición de Clara Obligado, año 2007.
* Otras obras de la autora en http://www.avaluche.com/
* Como actriz ha participado en grupos de aficionados, como en la última obra representada, El gran teatro del mundo de Calderón de la Barca.
* Nombrada Vocal del Jurado calificador en el III Concurso de Relato Breve "José Luis Gallego", 2008.
-Biografía de la autora obtenida, en parte, del libro "Cuentistas Madrileñas" escrito por Isabel Díez Ménguez y publicado por Ediciones La Librería, año 2006-.

martes, 12 de agosto de 2008

Colaboraciones externas: un poema de Donizeti SAMPAIO, Brasil.


CAMINHO DAS ÁGUAS

Como o caminho das águas
Certamente temos honorificamente traçados
Os insubstituíveis desígnos existentes.
Comunmente estabelecidos nas almas
E, mui particularmente reservados
Ao Senhor onipotente.

De conformidade da simetria perfeita
Do direcionamento ocupacional
Na inovante serventia.
Preenchendo as estreitas
Lacunas do racional
De exorbitante maestria.

Para dimensionar, a carga honorária
Acumulante do real amadurecimento
Específico de sabedoria.
Estando disposta da indenização providenciaria
Do valoroso conhecimento
Que faz desconhecida pela grande maioria.

Quando estão infelizmente
Somando enormes desperdícios
Da inteligência capacitante.
Gerados do equívoco demente
Fortuito de resquício
Preguiçoso do ignorante.

Enquanto que poderia facilmente exercitar o bem consignado
Lembrando que a um foi dado o dom da palavra,
E a outro o discernimento.
Ficando então bem claro, que tudo o que foi criado
Nada será deixado para traz. Onde se embasa
Do total aproveitamento.



DONIZETI SAMPAIO - Zetipoeta, 26 out 07.


_________________________
BIOBIBLIOGRAFÍA.- Donizeti Sampaio, codinome “Zetipoeta”, nascido de Boa Esperança na Fazenda Lajeado, no Município e cidade de Batatais, Estado de São Paulo, aos 16 de maio de 1955, filho do Senhor Antonio Sampaio e da Senhora Maria José dos Santos Sampaio. Iniciou os estudos em 1961, vindo a cursar oficialmente até o primeiro ano do segundo grau. E extra oficialmente, como auto didata, tem estudado principalmente literatura, política, história, ciências humanas, geografia, física, química, atualidades, teologia, e bíblia ao longo de muitos anos. Em 1976, então Policial Militar trabalhando no Nono Batalhão Metropolitano na Capital do Estado de São Paulo, escreveu o primeiro poema “Esteio de Família” homenageando o Pai, e alguns acrósticos homenageando a mãe a Polícia Militar e outros. A partir de 2002 veio beber na fonte das poesias: essa importância dos poemas Louros da Mocidade, Recado da Saudade, Bardoso Canto, Fardo Pesado, Degraus da Existência, Higienização Marcante, Éticas Escravas, Lar amado, Equívocos Radicais, etc.

domingo, 10 de agosto de 2008

Jugando con la retórica: jitanjáfora por Adriana SALCEDO.

PASOS
Adriana Salcedo Jaramillo


La lluvia, espesa, chistarreando la mentena del agraviado hombre. Su compañero le rechinaba su ojalastra, casi hasta reventársela. ¡Shi!, ¡shi!, le respondió, sin que éste se diera por aludido. Fue cuando su mentena casi al rojo vivo, por tanta verborrea, ¡de un parsetano en la espínula! lo lanzó al charquerío de la enfurecida lluvia.
Siguió solo, parloteando, en el recinto de sus infiernos.
Los flecos de la chicharreante lluvia, lo siguieron en sus pasos circulares. El hombre vomitó sus entrañas, y cayó debajo de los cordones oscuros, enrabiados, entrelazado de pies y manos. Las lianas empulpecidas lo retocigaron con toda su fuerza, como si fuesen enemigas. La lucha a pulso le retoncó la espalda, las piernas y brazos, hasta quedar siniestrado en su membrana propulenta; desvanecido en sus propios pasos, se quedó dormido. La lluvia se fue con sus flecos pulposos.
Como sin dueño, en una cama maltrecha, el hombre empobrecido abrió sus cóncavos hasta salirse de ellos por aquel corrientazo de “salud mental”. El compañero de blanco mandil respiró sus inciertos y lo abrazó por la espínula.

sábado, 9 de agosto de 2008

Regreso de vacaciones

12-VII-08 - Océano Atlántico - CANDELARIA
(Sta. Cruz de Tenerife - Islas Canarias - España)

Tras estos días de vacaciones el blog del Taller se pone en marcha de nuevo. Hasta el comienzo del curso, que tendrá lugar a primeros de Octubre, iré publicando relatos y poemas de los colaboradores del blog, de los finalistas y ganadores en el III Concurso de Relato Breve "José Luis Gallego", algunos de las alumnas y míos que están sin publicar... Es decir, que no os faltará lectura.

Deciros que el trabajo de Truman Capote no es que se haya quedado a medias, es que el relato estudiado: "NIÑOS EN SUS CUMPLEAÑOS" está aún vigente, por lo que es ilegal editarlo. Si os interesa leerlo podéis encontrarlo en "Cuentos completos", ed. Ramdom House Mondadori-Círculo de Lectores. Es un relato interesante bajo muchos puntos de vista: el amplio abanico de sus personajes, la "irrealidad" de algunos de ellos pero que se hace totalmente verosímil, las tradiciones y los sentimientos encontrados... Los trabajos de las alumnas (intertextos) inspirados en éste se publicarán en el primer libro de relatos del Taller de próxima aparición.


trucos blogger

EFEMÉRIDES QUE NO DEBEN DE SER OLVIDADAS

EFEMÉRIDES QUE NO DEBEN DE SER OLVIDADAS

14 de Febrero - DÍA DE SAN VALENTÍN

14 de Febrero - DÍA DE SAN VALENTÍN
Picad sobre la imagen para saber más de la historia del santo y de esta efeméride.

21 de marzo: Día Mundial de las Personas con Síndrome de Down

21 de marzo: Día Mundial de las Personas con Síndrome de Down
(Pica sobre la imagen).

21 de Marzo-Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial

21 de Marzo-Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial
(Pica sobre la imagen)

Agua para todos

Agua para todos
22 de Marzo, día Mundial del Agua

17 de Junio

17 de Junio
Día Mundial de lucha contra la Desertificación y la Sequía (Pica sobre la imagen)

22-IV-2011 - Día Mundial de la Tierra

22-IV-2011 - Día Mundial de la Tierra
(Pica sobre la imagen)

25 de Noviembre Día Internacional Contra la Violencia Hacia la Mujer

25 de Noviembre Día Internacional Contra la Violencia Hacia la Mujer
TODOS LOS DÍAS SON 25 DE NOVIEMBRE

Día de los derechos del Niño: 20-XI-09

Día de los derechos del Niño: 20-XI-09
Convención sobre los Derechos del Niño. (Pica sobre la foto).

ONG´S

ONG´S

Amnistía Internacional

Asociación 11-M

No a la pedofilia

Save the children

UNICEF

Vídeos YouTube

Loading...

"Su Excelencia" (Discurso completo) - Mario Moreno Cantinflas

Buscón de la RAE

Real Academia Española de la Lengua

Real Academia Española de la Lengua
Diccionario

Traductor Google

Traductor

La voz de la palabra escrita internacional

Unión Hispanoamericana de Escritores

ERES LO QUE ESCRIBES ERES COMO ESCRIBES

IBSN

IBSN: Internet Blog Serial Number 1954-12-20-77

Quiero Crear un Blog


crear blog

Páginas vistas en total

Yo no fumo, ¿y tú?

Blog sin Humo

NOTICIAS

NOTICIAS

El libro es un lujo que sólo se huele

El libro es un lujo que sólo se huele
Parece un espacio mágico arrancado de El Cairo de Naguib Masouf o el Bagdad de Las mil y una noches, un remanso de paz en el que no se escuchan los cláxones de los automovilistas impetuosos que parecen dialogar entre ellos desde sus bocinas. La librería Behzad es un oasis, un lugar hermoso y desordenado repleto de libros, cuadros, mapas, postales, fotografías y polvo, sobre todo mucho polvo (el sello de Kabul), en el que cada objeto parece guardar un equilibro perfecto con el que tiene al lado. (Pica sobre la imagen).

Tras los pasos de la sutil memoria de Machado en Segovia - 26-IX-2010

Tras los pasos de la sutil memoria de Machado en Segovia - 26-IX-2010
Escultura homenaje a Machado delante del Teatro Juan Bravo de Segovia. El escritor vivió 13 años en la ciudad castellana, en la que conoció a Guiomar y vivió grandes momentos pero con la que mantuvo una relación en cierto modo distante. (Pica sobre la imagen).

ARQUEOLOGÍA

ARQUEOLOGÍA
La civilización 'yope' muestra sus tesoros. En la foto Juego de Pelota en la zona arqueológica de Tehuelco - México. (Pica sobre la foto).

El almacén de las momias

El almacén de las momias
Los periodistas que estuvieron presentes describen emocionados una escena que bien podría haber salido de 'En busca del Arca Perdida' o cualquiera de sus secuelas. El interior de la tumba faraónica, 2.600 años en la oscuridad, sólo estaba iluminado por antorchas y por los focos de las cámaras de televisión invitadas al evento. (Pica sobre la imagen).

La Unesco protegerá los yacimientos del fondo del mar a partir de enero

La Unesco protegerá los yacimientos del fondo del mar a partir de enero
20 países la han ratificado, entre ellos España, Cuba, Ecuador, México, Panamá y Paraguay. (Pica sobre la foto).

ARTE

ARTE
'La duquesa de Osuna' - Museo Romántico. Retrato familiar de la Duquesa de Osuna como dama de la Orden de Damas Nobles de la Reina María Luisa, Agustín Esteve (1796-1797).

Una «Capilla Sixtina» de 3.500 años

Una «Capilla Sixtina» de 3.500 años
«¡Alá u-Akbar!» (¡Dios es el más grande!) es lo que exclamó rais Ali Farouk cuando entró, junto a José Manuel Galán, a la cámara mortuoria de Djehuty. Ante sus ojos se revelaba una imagen que nunca nadie «hubiera imaginado en sueños encontrar: una Capilla Sixtina del 1500 a.C», confesaba ayer Galán, director de la campaña arqueológica hispano-egipcia que lleva por nombre Proyecto Djehuty y que desde hace ocho años se desarrolla en la necrópolis de Dra Abu el-Naga, en la orilla occidental de Luxor (antigua Tebas)... (Pica sobre la imagen).

La casa de la playa de Diego Rivera

La casa de la playa de Diego Rivera
Las autoridades mexicanas estudian la compra de una casa con vistas al mar en Acapulco, propiedad de los herederos de la fallecida coleccionista Dolores Olmedo, en cuyas paredes su amigo, el pintor Diego Rivera (1886-1957), dejó cinco murales con motivos prehispánicos. (Pica sobre la imagen).

Las entrañas de la Alcazaba de Almería

Las entrañas de la Alcazaba de Almería
La Alcazaba de Almería abre al público uno de sus rincones más secretos: las mazmorras. La actividad denominada El espacio del mes, con la que el monumento ofrece una lectura más detallada sobre algún elemento del recinto con visita guiada, se ha ampliado ante la expectación que ha levantado este lugar de cautiverio. Las mazmorras pueden verse los miércoles, jueves y viernes de septiembre a las 18.30. (Pica sobre la imagen).

Revolución en el museo de Orsay

Revolución en el museo de Orsay
"Quiero que el siglo XIX no se acabe nunca". La frase, en palabras de Guy Cogeval, director del Museo de Orsay, resume la misión que se ha marcado: poner patas arriba el mayor museo mundial de arte del XIX. Una auténtica revolución que ya ha comenzado y que supondrá el salto al siglo XXI de una institución que nació en 1986 como una de las mayores apuestas francesas en la historia del arte. Uno de los beneficiados será España: un centenar de joyas de Orsay aterrizarán el año próximo en la Fundación Mapfre de Madrid, como primera etapa de todo un periplo internacional. (Pica sobre la imagen).

Si es un 'miguel ángel', es un chollo

Si es un 'miguel ángel', es un chollo
'El tormento de San Antonio', la que se supone que es la primera obra de Miguel Ángel Buonarroti, elaborada cuando tenía unos 12 años, ha sido comprada por un museo de Texas (EE UU), señala The Guardian. (Pica sobre la foto)

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

CIENCIA Y TECNOLOGÍA
Descubren el planeta extrasolar más pequeño, algo mayor que la Tierra. (Pica sobre imagen).

Así eran los primeros relojes

Así eran los primeros relojes
Es un pequeño objeto dorado que Cosimo I de Medici, Duque de Florencia, levanta con la mano derecha en un óleo pintado en 1560 por Maso da San Friano. Este mecenas de las ciencias del siglo XVI mira al espectador 450 años después con cierta arrogancia. No es para menos, sostiene una pieza de tecnología punta de su tiempo: un reloj. (Pica sobre la foto).

Detectan una especie de peces destructores en las costas del Caribe de Guatemala

Detectan una especie de peces destructores en las costas del Caribe de Guatemala
Guatemala, 13 sep (EFE).- Un grupo de biólogos marinos detectó la presencia de una especie de peces destructores en las costas del Caribe guatemalteco, cuya masiva reproducción podría poner en peligro al ser humano. (Pica sobre la imagen).

El gran cometa Donati como lo trazó William Dyce

El gran cometa Donati como lo trazó William Dyce
El artista escocés pintó el cuadro sólo meses después del descubrimiento de este cuerpo celeste por un astrónomo italiano. (Pica sobre la imagen)

La historia de Urania, musa de la astronomía

La historia de Urania, musa de la astronomía
La creación de esta divinidad menor hija de Zeus demuestra la importancia de esta ciencia desde la antigüedad -Año internacional de la Astronomía-. Los griegos de la antigüedad plasmaron los grandes misterios de la creación en una gran variedad de mitos. La Teogonía escrita por el poeta beocio Hesíodo en el siglo VII a. C. contiene los primeros relatos estructurados sobre el origen del universo, los dioses y el ser humano, partiendo de mitos y poemas procedentes de una tradición oral. Las musas eran divinidades menores hijas de Zeus y la titánide Mnemósine (la Memoria). Según Hesíodo eran nueve: "Ella dio a luz a nueve jóvenes de iguales pensamientos, aficionadas al canto y de corazón alegre, cerca de la más alta cumbre del nevado Olimpo". Se movían entre el Olimpo, al que eran llamadas a menudo por Zeus para alegrar sus fiestas, y el monte Helicón, donde formaban bellos coros y recorrían sus ríos y valles. (Pica sobre la imagen)

La NASA difunde unas fotos tomadas por las nuevas cámaras del telescopio Hubble

La NASA difunde unas fotos tomadas por las nuevas cámaras del telescopio Hubble
Washington, 9 sep (EFE).- La NASA difundió hoy espectaculares fotografías de galaxias, estrellas y nebulosas captadas por las nuevas cámaras del telescopio espacial Hubble. (Picad sobre la imagen para saber más)

Google+ Followers